Entrevista con el director de la revista Magisterio sobre el Pacto de Educación

`El Gobierno no cree necesario cambiar el modelo educativo`

Cultura · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 enero 2010
"Propuestas para un pacto social y político por la educación". Es el título del documento que ha presentado esta semana el ministro Ángel Gabilondo en la Conferencia Sectorial para tratar de avanzar en el pacto educativo. Recoge las aportaciones de individuales de once autonomías y la común de las seis en las que gobierna el PP. Entrevistamos a José María de Moya, director de la revista Magisterio.

Este miércoles hemos conocido las propuestas del Gobierno para el pacto por la educación. Un documento con 104 medidas que, según el ministro Gabilondo, "no es del partido socialista ni la posición del Ministerio, sino un texto con voluntad de pacto". ¿Cree que es un texto sobre el que se puede empezar a trabajar para abordar los problemas que acucian a la educación en España? ¿Por qué?

El texto es extremadamente vago e inconcreto. ¿Que se trata de un documento de bases para comenzar a negociar? Vale, pero sinceramente pienso que después de diez meses de reuniones y negociaciones el Ministerio debería haber presentado un proyecto más definido. Me temo que el Ministerio no tiene mucho margen de maniobra y preferiría un posible pacto de mínimos en lugar de un imposible pacto de máximos. El problema es que lo que necesita nuestra educación para salir de la penosa situación en la que se encuentra son máximos, soluciones y medidas contundentes. Un verdadero cambio de modelo y no más parches.

¿Qué le parece la idea de separar a los niños de 4º curso de ESO en dos vías, una enfocada a cursar después bachillerato, la otra FP?

Es prácticamente la única propuesta concreta que recoge el documento. Prueba de ello es que es de lo único de lo que se habla. La propuesta es buena y necesaria, aunque en mi opinión se queda corta. Habría que ofrecer opciones -que son oportunidades- también en 3º de ESO como se hace en la mayor parte de países de nuestro entorno.

¿Percibe en las medidas que ha presentado el Ministerio una voluntad de cambiar el modelo educativo que hasta ahora han manejado los gobiernos socialistas en nuestro país? ¿Por qué?

Hasta el momento en que se presentó el documento, sí. El ministro había dicho textualmente: "si hay que cambiar el modelo, se cambia". Sin embargo, altos cargos del Ministerio me comentaron al término de la rueda de prensa que no veían necesario tal cambio. En todo caso, intenciones al margen, lo que está claro es que el documento presentado no supone ningún cambio de modelo. Eso es indiscutible.

¿Qué aspectos cree que quedan desatendidos?

Desatendidos y mencionados sin propuesta concreta ninguna. Entre los primeros, por ejemplo, no se dice ni palabra de Ciudadanía. El PP ha modificado su posición inicial sobre esta materia en la propuesta que presentó hace una semana. Ha pasado del no rotundo a la asignatura al sí en determinadas condiciones. Sin embargo, el PSOE ni la menciona, de modo que no parece estar dispuesto a moverse ni un milímetro.

Pero esto es lo de menos. No se concreta nada sobre la autoridad del profesorado (ni palabra a reconocerles como autoridad pública), sobre el modelo de dirección de centros, que necesita ser modificado, sobre la autonomía de los centros, sobre la mejora de las condiciones de la escuela concertada, sobre la ampliación de los márgenes de libertad de las familias a la hora de elegir centro, sobre la subida del nivel en Primaria, que es donde se cuece el fracaso escolar de la ESO, sobre el sistema de contratación de profesores, sobre la necesaria carrera docente, etc, etc. Insisto, casi todo se menciona pero sin mojarse para no enfadar a nadie.

La pasada semana, el Partido Popular presentó sus propuestas para ese Pacto. ¿Cuál es su valoración?

Se estará de acuerdo o no, pero aquello sí fue un documento elaborado, con propuestas concretas y con medidas de calado: un verdadero cambio de modelo. Podremos discutir si es necesario quitarle un año a la ESO para dárselo al Bachillerato pero es una medida concreta. Me pareció un documento valiente y no precisamente radical, como se demuestra con el tratamiento de Ciudadanía.

¿Qué necesitaría nuestro sistema educativo para poder elevar su calidad?

El ministro sacaba pecho porque más del 90% quiere un pacto. Eso no significa nada, es como estar a favor del amor, de la amistad, etc. Hablando en serio, el dato que deberían tener presente los políticos es que un amplio sector de la población lleva años exigiendo un cambio de rumbo porque los indicadores nacionales (Instituto de Evaluación, Estadísticas MEC…) e internacionales (PISA, TIMMS, Eurostat…) nos dicen que estamos mal pero, sobre todo, nos dicen que vamos a peor. Somos el único país de la OCDE que ha empeorado sus resultados desde PISA 2003 a PISA 2006. Eso es terrible. Pienso que hay que liquidar definitivamente no sólo la LOGSE sino el espíritu que la sustentó y que ha sustentado las leyes posteriores. Es el espíritu del igualitarismo educativo y del constructivismo pedagógico. Y, a partir de ahí, construir un nuevo modelo valiente y sin complejos.

Noticias relacionadas

Un Hemingway inglés
Cultura · Silvia Guidi
Se acaban de cumplir treinta años de la muerte de Graham Greene, un escritor que sabía ver “la belleza que existe de verdad, no imaginaria, en lo que todos, convencionalmente, consideran y llaman feo, torcido, desagradable”....
6 mayo 2021 | Me gusta 6
La dificultad para ver a Cristo
Cultura · Angelo Scola
El nuevo dios con minúscula nos domina hasta tal punto que corremos el riesgo de volvernos incapaces de captar el misterio. Pero hay una alternativa...
8 abril 2021 | Me gusta 5