El 68 revive en Washington

Mundo · Lorenzo Albacete (Nueva York)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 enero 2009
En 1968, en el periodo de desórdenes que tras el asesinato de Martin Luther King Jr. se vivió en Washington, yo trabajaba en un laboratorio de Maryland y frecuentaba el horario vespertino de la Universidad Católica en el sector noreste de la ciudad.

Recuerdo bien aquellos motines. No podía ir desde mi casa a la universidad porque gran parte del camino estaba bloqueado por la policía y la guardia nacional y para rodearlo tardaba al menos tres cuartos de hora más. El camino al laboratorio, en el norte, estaba despejado pero para ir directamente desde allí a la universidad no había otra solución que rodear las zonas de los altercados. Por la noche estábamos sometidos a la ley marcial y, junto a muchos vecinos, nos subíamos al tejado para ver los incendios.

El centro de los enfrentamientos era la zona en torno a la calle 14 y U Street, al norte de Washington, un área dedicada a pequeños negocios (cuyos propietarios no vivían en el barrio) y cooperativas. Un sacerdote amigo mío, que podía circular por la zona porque estaba con la Guardia Nacional, me llevó a ver lo que estaba sucediendo y me quedé estupefacto al ver la destrucción que habían provocado, sobre todo por los incendios.

Recuerdo que me impresionaron particularmente los daños provocados por el fuego en un lugar que conocía bien y que me gustaba mucho, un fast-food especializado en chili hot dogs con patatas fritas y queso. Siempre estaba lleno y muchos íbamos allí a comer desde otros puntos de la ciudad. No volví a saber más de lo que había sido de aquel local después de que cesaron los altercados, pero siempre esperé que hubiera podido abrir de nuevo.

Hace unos días vi este lugar en la televisión porque el presidente electo Obama y el alcalde de Washington habían ido allí a comer. El alcalde, un afroamericano nacido en Washington, era un niño en 1968, como Obama. El primer presidente afroamericano estaba comiendo en el Chili Hot Dog de la calle 14 unos días antes de su nombramiento, justo después de la celebración de la fiesta nacional en honor a Martin Luther King, y les estaban tratando como a dos clientes más. ¿Quién habría podido imaginar algo parecido en 1968?

Es por esto que la próxima semana, cuando Obama preste juramento y se convierta en presidente de los Estados Unidos, la mayoría de los americanos, progresistas o conservadores, demócratas o republicanos, que vivieron aquellos días sentirán una alegría que superará por un momento cualquier diferencia política y que hará caer alguna que otra lágrima.

Noticias relacionadas

Política, un salto al vacío
Mundo · Giorgio Vittadini
Ante la crisis de gobierno en Italia, me viene a la mente una canción de Enzo Jannacci que dice: “Sigue adelante, Pascual, que la dignidad y la infamia quedan muy lejos”. ...
28 julio 2022 | Me gusta 0
Alianza reforzada
Mundo · Ángel Satué
Hace tiempo que han dejado de sonar las sirenas en la capital temporal de la Alianza Atlántica por un par de días, Madrid. ...
13 julio 2022 | Me gusta 0
La incertidumbre tiene un nombre
Mundo · Ángel Satué
Gran Bretaña se acostó esta semana desunida en torno a un problema más. Es increíble la capacidad de Boris Johnson de generar problemas, y tratar de resolverlos, generando uno mayor. ...
8 julio 2022 | Me gusta 3
Europa carnívora
Mundo · Gonzalo Mateos
Fue Luuk van Middelaar, habitual analista de la realidad europea, a quien en una de las conferencias almuerzo en el Bozar de Bruselas le oí decir algo que he recordado muchas veces después: “una Europa herbívora no puede sobrevivir en un universo de animales carnívoros”. ...
6 julio 2022 | Me gusta 3