El Kiosco

Cómo vivir en Egipto, en Siria o aquí

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 651
15 diciembre 2016
El pasado fin de semana hubo siete atentados en seis países distintos: Turquía, Nigeria, Iraq, Somalia, Yemen y Egipto. En total más de 200 muertos y centenares de heridos. Ese mismo fin de semana, Isabel Coixet escribía en XL Semanal que ´vivir, vivir de una manera auténtica ni es fácil ni sencillo ni indoloro. Requiere esfuerzo físico e intelectual, requiere sacrificio, requiere tiempo y agallas. Y no existen fórmulas mágicas, ni atajos ni secretos absurdos ni reglas que invariablemente se deban seguir´.

El pasado fin de semana hubo siete atentados en seis países distintos: Turquía, Nigeria, Iraq, Somalia, Yemen y Egipto. En total más de 200 muertos y centenares de heridos. Ese mismo fin de semana, Isabel Coixet escribía en XL Semanal que ´vivir, vivir de una manera auténtica ni es fácil ni sencillo ni indoloro. Requiere esfuerzo físico e intelectual, requiere sacrificio, requiere tiempo y agallas. Y no existen fórmulas mágicas, ni atajos ni secretos absurdos ni reglas que invariablemente se deban seguir. Uno debe construir su camino de vida aceptando que otros, mejores y más sabios que nosotros, estuvieron antes destilando conocimientos e ideas que sirvieron de camino a otros. El eureka de Arquímedes no se produjo la primera vez que Arquímedes se tomó un baño: le costó muchos baños y muchas horas y años de exprimirse el cerebro. En estos tiempos de la posverdad (el concepto que más miedo me da en el mundo), donde Zuckerberg se codea con la Trilateral, hay que recordar más que nunca quiénes somos y de dónde venimos. Sólo así podremos saber adónde vamos. Aunque sea a ninguna parte´. También el atleta Usain Bolt, en una entrevista para El País Semanal confesaba seguir buscando, aunque haya alcanzado todos los éxitos: ´para mí es triste (retirarse), pero también es liberador porque se acaba. Este capítulo se cierra y ahora puedo relajarme, irme de vacaciones. Puedo simplemente vivir´.

Y en estas estamos en estos días previos a Navidad, en los que ya empiezan a llegar aquellos que se han ido. Jordi Amat narraba en La Vanguardia el reencuentro con su amigo Arnau Selga, cooperante en Haití. Allí dirige una serie de acciones para minimizar el riesgo de pérdida de vidas ante desastres naturales. ´Es instructivo escuchar la cotidianidad de Arnau para no perder la perspectiva. Sobre todo porque no adorna su relato de exotismo ni hace ética con la miseria que combate. Me habla, por ejemplo, de los dispensarios de calidad que tiene instalados el Gobierno cubano. De las pocas horas de electricidad diarias y de generadores que se estropean. De que puede salir a pasear de noche y que es una suerte: la inseguridad es una amenaza real en los lugares donde los cooperantes se desplazan para ayudar. Y hablamos, como siempre, de música y de cómo ahora enchufa su teléfono en los aparatos de los bares para poder escuchar la que le gusta. A mediados de enero volverá a marcharse´.

Igual de instructivo que escuchar a Arnau, es leer a Pilar Rahola en La Vanguardia, conmocionada por los atentados antes citados: ´es importante recordar que las comunidades cristianas en tierra musulmana son, hoy por hoy, un objetivo sensible de la ideología islamista, y son la minoría religiosa que sufre más persecución, prohibición de culto y ataques violentos en todo el mundo, a excepción de los judíos. Están matando a cristianos, y no mueren porque estaban en el lugar equivocado o por fuego cruzado. Mueren por ser cristianos, lo cual obliga a una afirmación rotunda: miles de cristianos en el mundo han vuelto a la época de las catacumbas´. O a Jorge Marirrodriga en El País: ´La matanza sistemática y diaria de cristianos en Oriente Próximo muestra que el reparto Sykes-Picot no funciona. Y ahora, como entonces, para Occidente no es un problema. Mientras el ISIS está resucitando el califato abasí del año 750, los kurdos han establecido de facto su propio país. Tal vez haya que pensar en un nuevo Estado que proteja a los cristianos, los defienda y en el que puedan refugiarse. No van a estar siempre pidiendo una ayuda que nunca llega´.

Por su parte, el enviado especial de ABC a Alepo, Mikel Ayestaran, acababa su última crónica así: ´por mucho que viajas, lo vives y lo escribes, nunca puedes ponerte en su lugar. En Alepo ocurre lo mismo: llegas, ves y estás deseando largarte porque vivir aquí es un milagro. ¿Cómo no van a intentar buscar una nueva vida entre nosotros?´.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2