¿Cómo salir del flop del `multiculturalismo de Estado`?

Mundo · Robi Ronza
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 febrero 2011
El premier británico David Cameron ha criticado en un discurso el "multiculturalismo de Estado" en el que hasta ahora se ha inspirado la política del Reino Unido en temas de integración social, y ha subrayado que esta fórmula no ha favorecido la integración sino la auto-segregación de las comunidades de origen extranjero, así como el debilitamiento de derechos humanos, como la igualdad entre hombre y mujer, que deberían prevalecer en cualquier caso.

Unas palabras que coinciden con las pronunciadas recientemente por la canciller alemana Angela Merkel, que se expresaba de forma análoga respecto al caso alemán, afirmando entre otras cosas que la cohesión social se construye sobre la confrontación pacífica pero explícita entre las diversas visiones del mundo, y no sobre su aniquilación. Y añadió al respecto que el problema de Alemania no es "demasiado islam, sino demasiado poco cristianismo". Si añadimos a esto que en Francia desde hace tiempo se está desarrollando un replanteamiento similar de las políticas de integración, cuyo fracaso ya se ha puesto de manifiesto, podemos concluir positivamente que se dan las condiciones necesarias para que la política en este ámbito pueda mejorar sustancialmente.

Algo que resulta de gran interés para países europeos con importantes flujos migratorios que, por falta de experiencia o de información, corren el riesgo de afrontar el problema según criterios y fórmulas ya obsoletas.

Volviendo al discurso de Cameron, hay que reconocerle el mérito de haber sido muy explícito y haber conseguido un gran eco. Cameron ha indicado el camino hacia la superación de ese multiculturalismo fracasado: el principio de pertenencia a un territorio y, por tanto, a una historia y a una cultura. "La gente debe poder decir: soy musulmán, soy hindú, soy cristiano, pero también soy londinense", ha afirmado. Es un camino justo, pero queda por ver cuánta gente está dispuesta a recorrerlo, empezando por los propios "profesionales" de la integración social, profesores, periodistas, médicos y voluntarios de las organizaciones de solidaridad.

La cuestión no es baladí: no es sólo política y sociológica, sino que concierne también a la esfera de la filosofía en el sentido original del término. El "multiculturalismo de Estado", que por fin es objeto de crítica, es hijo del relativismo moderno, con su típico rechazo a la eventualidad de poder alcanzar una verdad y una justicia válida para todos. A medida que esta mentalidad avanza, el camino a recorrer pierde interés para el que es diferente, y a la sombra de una indiferencia disfrazada de tolerancia, la sociedad civil queda reducida a un amasijo de guetos, tendencialmente hostiles entre sí. Para salir de este punto muerto, ¿será suficiente, como sugiere Cameron, el reclamo a la pertenencia a un territorio y a su identidad social e histórica?

Me temo que, para un grupo creciente de mis contemporáneos, la pertenencia a un territorio no tiene aún la importancia que tiene, por ejemplo, para mí. No me gusta nada, pero así es. Por tanto, hay que ir más allá, buscar algo que ya se da en la pertenencia a nuestros países europeos, pero que ya no se da de forma automática en todos. Me refiero a las evidencias fundamentales que derivan de la condición humana. El único motor posible y real para el diálogo, y por tanto para la convivencia civil, no es por tanto la "duda metódica" de las filosofías de matriz ilustrada, de las que el relativismo moderno tan extendido es fruto de su degeneración extrema. El único motor posible es la condición humana común. El diálogo, por tanto, consiste en la interrelación entre las respuestas que cada uno da a estas cuestiones partiendo de su propia visión del mundo.

Teniendo en cuenta el "derecho de primogenitura" de la tradición del propio país, la convivencia civil no puede no fundarse sobre una base de valores comunes, fruto de la confrontación abierta entre las diversas respuestas planteadas y no de su aniquilación, en una perspectiva de búsqueda confiada y leal de lo que es verdadero y justo para todos. O se hace una política de integración inspirada en criterios de este tipo o no saldremos de la catástrofe del "multiculturalismo".

Il Sussidiario

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2