Chávez quiere influir en África

Mundo · A.C. Democracia y Desarrollo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
2 octubre 2009
Cuando en una Cumbre como la reciente de África-Sur América (ASA), varios de los participantes más conspicuos son déspotas militares, algunos tan antiguos como Gaddafi, quien después de 40 años de mandato mantiene a Libia más pobre y atrasada de lo que la dejaron los colonizadores, u otros como Mugabe, quien también se las ha arreglado para hacer de Zimbabue un país en mucho peor situación que la antigua Rodesia colonial, es válido preguntarse si la ayuda que pueda prestar América del Sur va a producir algún resultado, mientras muchos de los países africanos sigan gobernados por élites corruptas, codiciosas e ineficientes, y por militares golpistas.

Es el comentario de un corresponsal que cubrió la Cumbre sobre los numerosos acuerdos de cooperación energética, financiera y comercial entre ambas regiones. Chávez estuvo especialmente amable con Gaddafi y el argelino Bouteflika, de quienes se confesó "discípulo". Expresó su respaldo "moral, espiritual y político" a Mugabe, "quien es blanco de un ataque internacional por su lucha anticolonialista en Zimbabue, tenemos que aliarnos en su defensa, de su gobierno, de su dignidad". Como presidente anfitrión y con su habitual prodigalidad, hizo diversos ofrecimientos a varios gobernantes africanos. Gaddafi propuso la creación de una Organización del Tratado Atlántico Sur, la OTAN del Sur, y se quedó en Venezuela, después de concluida la Cumbre, para largas entrevistas personales con Chávez y suscribir acuerdos "que consoliden una alianza con grandes perspectivas". Chávez le impuso nuestra máxima condecoración, el Collar de la Órden del Libertador, y le obsequió una réplica de la espada de Bolívar.

La Cumbre produjo un acuerdo sobre Honduras, de "rechazo a las dictaduras y  condena al golpe de estado militar contra el presidente Zelaya". Lo suscriben varios de los más crueles dictadores militares africanos, que mediante golpes de Estado conquistaron y mantienen el poder, como Gaddafi y Mugabe; Abbel Aziz, de Mauritania;  Jameneh de Gambia, Mamadou, de Níger y unos cuantos más de la misma calaña. Sudán fue representado por el vicepresidente Alí Taha, quien fue muy aplaudido cuando acusó a EEUU de estar  detrás de la orden de captura contra el presidente Omar al Bashir, emitida por la Corte Penal Internacional en razón de su responsabilidad en el genocidio de Darfur. El representante de Guinea firmó la declaración sobre Derechos Humanos, y al día siguiente su Gobierno masacró una manifestación de opositores en Conakry con saldo de 160 muertos y numerosos heridos.

Chávez sale de la Cumbre con logros claves para su proyecto de liderazgo político en África. Logró la Secretaría Técnica  y la sede del Banco del Sur, con capital de 20.000 millones de dólares. Lula representó la antigua geopolítica de Itamaraty, excluyente de objetivos ideológicos. Chávez tuvo especial empeño en destacar que Lula está próximo a terminar su mandato, y que él, en cambio, estará gobernando por décadas, insistiendo en que continuará predicando en África las bondades del socialismo siglo XXI, como modelo exitoso para los países en desarrollo. En condición de anfitrión dirigía la reunión, con numerosas referencias a Marx y Fidel Castro.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3