Cataluña puede ser el futuro

España · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
16 febrero 2021
Cansancio y política tribal. Hubo años en que se decía que Cataluña estaba en la vanguardia de Europa y de España. En la vanguardia de la cultura, de la capacidad de emprender, en la vanguardia como sociedad laica, emancipada. Cataluña era el futuro. Quizá en algún tiempo fue verdad.

Cansancio y política tribal. Hubo años en que se decía que Cataluña estaba en la vanguardia de Europa y de España. En la vanguardia de la cultura, de la capacidad de emprender, en la vanguardia como sociedad laica, emancipada. Cataluña era el futuro. Quizá en algún tiempo fue verdad. A lo mejor, a lo peor, el futuro político de las democracias occidentales es un panorama político como el que se vive en Cataluña desde hace años.

En las elecciones celebradas este domingo la participación cayó a mínimos históricos. Casi la mitad de los catalanes decidieron no votar. Había miedo al Covid. Pero el miedo casi nunca es un factor absoluto. El miedo se vence si merece la pena hacer algo, si estás motivado. De hecho los muy motivados votaron, por eso hubo un poco más de participación entre los votantes independentistas. Y luego está el voto por correo. Si tienes miedo pero crees que es conveniente votar, votas por correo.

Miedo y cansancio. A lo mejor, a lo peor, el futuro es lo que vemos en Cataluña: un panorama político muy polarizado en el que votan pocos, los muy cafeteros de un lado y de otro. Mientras cada vez más, la ciudadanía ve cómo sus problemas, sus inquietudes reales, el trabajo, la salud, la lucha contra el virus quedan en un segundo plano. Si la mitad de los que podían ir a votar en Cataluña no lo han hecho no ha sido solo por miedo, ha sido porque están cansados, porque muchos han pensado que las elecciones no iban a cambiar nada.

Y, desgraciadamente, parece que llevan razón. Cataluña sigue fragmentada en dos bloques casi simétricos. Esta vez el independentismo ha conseguido un poco, solo un poco más de respaldo que el constitucionalismo. Poco más de un uno por ciento. Los constitucionalistas se han abstenido más que los independentistas. Pero los dos bloques siguen donde estaban. Solo hay movimiento dentro de cada bloque. Política tribal. Cada uno vota a los partidos de su bloque. Crecen los extremos y luego gobiernan los independentistas para no gobernar y dedicarse a una secesión imposible. Y mientras, en Cataluña, la ciudadanía ve cómo se marchan las inversiones y el talento y llega la decadencia económica, social y cultural. Mal futuro el de una democracia alejada de las necesidades concretas.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3