Beppe Grillo se marcha antes de que le echen

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.776
26 enero 2016
Beppe Grillo, líder del Movimiento Cinque Stelle, anuncia que se retira de la política activa. Oficialmente, lo hace porque considera que se encuentra dividido entre su papel de cómico y de político, y prefiere entonces volver a aquello (el mundo cómico) que le encumbró hace ya décadas. Para algunos, se trata tan solo de un movimiento táctico, ya que Grillo necesita dar un impulso a su nuevo espectáculo cómico y de momento las ventas no van nada bien, por lo que no resultaría totalmente extraño que acabara volviendo. Nosotros creemos que, en realidad, se retira porque sabe que, tarde o temprano, su propia formación, o lo echa, o lo acabará relegando al olvido, algo sencillamente insoportable para alguien que siempre ha tenido tanto afán de protagonismo. Y le quieren echar porque, en los tres años que han transcurrido desde que se celebraran las últimas elecciones generales, no ha hecho más que debilitar a su partido político.

Grillo nunca entendió que, por mucho que él criticara a la llamada ´casta´ (la clase política italiana), desde el momento en que obtuvo representación parlamentaria se convirtió precisamente en eso: en ´casta´. El 25% de votos que obtuvo en las elecciones generales de 2013 le concedieron nada más y nada menos que 109 diputados, pero 18 de ellos decidieron marcharse en menos de dos años (los últimos se fueron en enero de 2015, seguramente en desacuerdo por el veto al presidenciable Sergio Mattarella), yendo a parar, todos ellos, al Grupo Mixto. Parecido sucedió en el Senado: si las elecciones de 2013 le conciedieron un total de 53 senadores, ahora solo tiene 35 tras la salida de otros 18 miembros. Es decir, entre la Cámara de Diputados y el Senado Beppe Grillo ha visto cómo se marchaban casi cuarenta parlamentarios, lo que constituye una cifra más que significativa: para hacernos una idea de ello, de media cada mes se le han ido un diputado y un senador. Con lo que, si nada más contituirse las cámaras, Grillo contaba con casi 175 parlamentarios, ahora se queda en poco más de 125.

Y es que Grillo nunca entendió una máxima fundamental en política, y más en el caso de Italia, donde el Parlamento tradicionalmente ha estado dividido entre numerosas fuerzas políticas: la importancia de los pactos. Por ello, no quiso pactar un Gobierno cuando el país se encontraba literalmente bloqueado por el empate técnico entre Bersani y Berlusconi; no apoyó un gobierno de compromiso como el de Letta; no quiso ni escuchar las propuestas de Renzi cuando este intentó recabar apoyos para su investidura (todos los italianos pudieron ver cómo durante casi diez minutos estuvo más que grosero con el joven político toscano, al que ni siquiera le dejó abrir la boca, además de dedicarle todo tipo de improperios); y pretendió gobernar en solitario cuando no tenía el 25% de los diputados ni el 20% de los senadores.

Por no decir cuando amenazó a la propia Presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Boldrini (diciendo a su blog que lo que había que hacerla era, nada más y nada menos, que ´violarla´). En fin, un hombre que no ha sabido transformar su discurso político incendiario en una nueva forma de hacer política, hasta el punto de hartar a sus propios correligionarios. El detonante de su marcha, por mucho que él niegue la mayor, ha sido su incapacidad para hacer dimitir a la Alcaldesa de Quarto, una localidad en las cercanías de Nápoles. Su autoridad, hasta entonces indiscutible y rayana en lo dictatorial, ha quedado definitivamente puesta en cuestión.

Con la marcha de Grillo cae el último de los candidatos en las elecciones de 2013: sí, Bersani y Monti mantienen su escaño, pero de manera más bien testimonial; y Berlusconi, aunque sigue controlando a su formación (Forza Italia), se encuentra expulsado del Parlamento italiano desde noviembre de 2013 y, a punto de cumplir 80 años, y por mucho que él lo intente, parece que esta vez su resurrección política va a ser sencillamente imposible.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3