´Abraham fue un irresponsable´ o, si se prefiere, como pregunta, ´Abraham ¿fue un irresponsable?´

Mundo · José Andrés-Gallego
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 634
23 enero 2015
Quizá recordará alguno de ustedes que el 7 de enero se publicó un artículo navideño titulado ´La cuarta noche más importante de la historia´. En él, se interpretaba el sacrificio de Isaac a la luz de la alternativa entre alimentarse de la vida y alimentarse con el fruto que da el discernimiento (se entiende que en el huerto de Edén, llamado en griego ´paraíso´). Y mi argumento era que, al fiarse de Dios, lo que vino a hacer Abraham fue optar por alimentarse del fruto de la vida, en vez de comer del otro. 

Quizá recordará alguno de ustedes que el 7 de enero se publicó un artículo navideño titulado ´La cuarta noche más importante de la historia´. En él, se interpretaba el sacrificio de Isaac a la luz de la alternativa entre alimentarse de la vida y alimentarse con el fruto que da el discernimiento (se entiende que en el huerto de Edén, llamado en griego ´paraíso´). Y mi argumento era que, al fiarse de Dios, lo que vino a hacer Abraham fue optar por alimentarse del fruto de la vida, en vez de comer del otro. Hubo varios comentarios al artículo y, con ello, un interesante intercambio de opiniones. Pueden leerlas en el enlace correspondiente de esta misma página. Al final, yo mismo dejé en suspenso el asunto. Me pareció prudente que las ideas reposaran y, para eso, dar tiempo al tiempo.

Pues bien, ya tenemos más elementos de juicio. En el avión que le llevaba de Manila a Roma, Francisco dijo que, hace meses, amonestó a una mujer que esperaba su octavo hijo, siendo así que los siete anteriores habían nacido con cesárea. Es evidente que -como recordó el propio Francisco- esa mujer podía haber evitado ese octavo embarazo por medios lícitos. Se explica que él mismo concluyera: ´Eso es tentar a Dios´. Francisco se puso a sí mismo la posible objeción: que esa mujer dijera ´no, yo confío en Dios´. Pues no -arguyó, como si se dirigiera a ella-: ´Dios te da métodos para ser responsable´. ´Esto [lo de tener hasta ocho hijos de ese modo] es una irresponsabilidad´.

Por tanto, no parece atrevido concluir que Abraham fue un irresponsable. Tenía métodos lícitos para no sacrificar a su hijo. El principal -según Juan Pablo II- se lo da el propio Dios: su conciencia personal, la suya propia. Abraham no obró conforme a su conciencia, sino conforme a su confianza (eso sí, en Dios). Y no me vengan con disquisiciones y con que quien obra por confianza en Dios obra -necesariamente- conforme a su conciencia personal. Porque, si aducen eso, lo de la mujer del octavo embarazo y siete cesáreas deja de estar tan claro.

Faltan datos. Si una mujer se arriesga a quedar embarazada -ella sabrá con qué elementos de juicio- a sabiendas de que puede morir en el parto y dejar huérfanos a sus hijos y, ante una alternativa de tal envergadura, decide poner su confianza en Dios -y la confianza es una forma de conciencia-, ¿tienta a Dios ´en conciencia´? ¿Es -necesariamente- una irresponsable?

La cosa es que yo iba de Abraham y, de él, sí tenemos más elementos de juicio. Verán. En la versión aramea de ese relato bíblico que se recitaba probablemente en las sinagogas de la época de Jesucristo, resulta que Isaac sabía perfectamente a qué iba, lo aceptó y animó a su padre a sacrificarlo y, además, a hacerlo con la alegría de quien lleva a cabo lo que Dios manda. Así como suena. Y Abraham actuó así: con la alegría que le pedía su hijo. Ahora, díganme ustedes: los irresponsables ¿fueron los dos, padre e hijo? ¿Tentaron a Dios? ¿Hizo mal Dios en premiarlos?

Dejémonos de historias. Será fácil o difícil entenderlo. Pero lo que revela la actitud de Abraham -cierta o simbólica- es su coherencia con la ´anterioridad´ de Dios respecto a la distinción entre el bien y el mal. O sea su anterioridad a la mera existencia del mal y la posibilidad humana -heroica, claro- de confiar en esa anterioridad. 

Noticias relacionadas

¿Qué futuro para Europa?
Mundo · Ángel Satué
No basta que nos hablen de Europa para ser europeístas, no basta con disfrutar las bondades racionales de la libertad de movimientos de capitales, mercancías y personas. Parece que las 12 estrellas quedan muy altas....
11 junio 2024 | Me gusta 3
Unida en la diversidad, «In varietate concordia»
Mundo · Ángel Satué
Junto con el Brexit y la respuesta al COVID la guerra de Ucrania ha tenido un efecto federalizante, esto es, de compartir soberanía. En el siglo XXI la soberanía de los Estados Miembros se debe de conjugar, por necesidad y algunos, por convicción, en un compartir soberanía de un modo multinivel....
6 junio 2024 | Me gusta 1
Himnos y manipulaciones
Mundo · GONZALO MATEOS
No debemos dejarnos cegar por algunas dinámicas de confrontación política buscadas para exacerbar nuestros sentimientos. Son tiempos de reflexión, de debate plural sobre el cuestionamiento de lo que se consideraba incuestionable pero que afecta a nuestro ideal común....
3 junio 2024 | Me gusta 3
Europa se construye en la crisis
Mundo · Ricardo Gómez Laorga
La pandemia puso a Europa «frente al espejo» de su excesiva dependencia de la producción foránea en determinados bienes básicos y estratégicos. Esto auspicio un nuevo rumbo en la política exterior hacia una «autonomía estratégica abierta»....
3 junio 2024 | Me gusta 2