Zapatero se ha tomado muy en serio lo de que la crisis es una oportunidad

Mundo · F. Rioja
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 octubre 2008
Los decretos para sacar adelante el plan de ayuda a la banca se convalidan en el Congreso. Zapatero, en el mismo Congreso, la semana pasada contestaba a una pregunta del portavoz del PNV, Josu Erkoreka, sobre las fusiones bancarias. "Es evidente -decía el presidente del Gobierno- que cuando hay un momento como éste que vivimos, de grave crisis, es probable, no sólo en España sino en otros países, que también se produzcan situaciones de fusión o de reestructuración dentro de la amplia gama que existe".

Anunciaba y alentaba fusiones: "habrá que colaborar para tener un mapa más racionalizado, más eficaz, más competitivo de nuestras entidades financieras sin que el presidente del Gobierno señale con el dedo a ninguna en concreto". Zapatero, también la semana pasada, en Bruselas: "la fiebre por reducir cada vez más el papel del Estado no funciona", es necesaria la intervención de lo público. El presidente del Gobierno identifica lo público con lo estatal.

Las declaraciones que Zapatero realizó la semana pasada dan pistas de qué hay en su cabeza. Se ha tomado muy en serio lo de que la crisis es una oportunidad. Ahora ya la crisis no es cosa suya, Estados Unidos es el culpable de todo. Ahora puede recuperar la iniciativa. Los decretos de ayuda a la banca comprometen dinero por valor del 15 por ciento del PIB. No hay redactada ni una sola línea del reglamento con que se van aplicar. Es necesario que el Estado genere confianza. Pero es un despropósito que aumente y ¡de qué manera! el poder del Gobierno sin transparencia ni control. No hay letra pequeña de la que puede ser la mayor intervención estatal en el sector financiero. 

Hasta 10 días Montoro trabajó sin descanso para racionalizar el plan. Rajoy le dejó tirado poco antes de la visita a Moncloa. El ex ministro de Hacienda tiene un enfado de cuidado. Ahora el PP se conforma con una genérica reclamación de que las ayudas beneficien a las pequeñas empresas y familias, pero sin empujar con seriedad, sin convicción. La concesión de avales y la compra de deuda a los bancos no pueden ser una facultad absolutamente discrecional de un Gobierno que siempre ha soñado con quitar y poner a presidentes en algunos bancos, y configurar un sector financiero funcional a sus proyectos.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2