Zapatero se ha tomado muy en serio lo de que la crisis es una oportunidad

Mundo · F. Rioja
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 octubre 2008
Los decretos para sacar adelante el plan de ayuda a la banca se convalidan en el Congreso. Zapatero, en el mismo Congreso, la semana pasada contestaba a una pregunta del portavoz del PNV, Josu Erkoreka, sobre las fusiones bancarias. "Es evidente -decía el presidente del Gobierno- que cuando hay un momento como éste que vivimos, de grave crisis, es probable, no sólo en España sino en otros países, que también se produzcan situaciones de fusión o de reestructuración dentro de la amplia gama que existe".

Anunciaba y alentaba fusiones: "habrá que colaborar para tener un mapa más racionalizado, más eficaz, más competitivo de nuestras entidades financieras sin que el presidente del Gobierno señale con el dedo a ninguna en concreto". Zapatero, también la semana pasada, en Bruselas: "la fiebre por reducir cada vez más el papel del Estado no funciona", es necesaria la intervención de lo público. El presidente del Gobierno identifica lo público con lo estatal.

Las declaraciones que Zapatero realizó la semana pasada dan pistas de qué hay en su cabeza. Se ha tomado muy en serio lo de que la crisis es una oportunidad. Ahora ya la crisis no es cosa suya, Estados Unidos es el culpable de todo. Ahora puede recuperar la iniciativa. Los decretos de ayuda a la banca comprometen dinero por valor del 15 por ciento del PIB. No hay redactada ni una sola línea del reglamento con que se van aplicar. Es necesario que el Estado genere confianza. Pero es un despropósito que aumente y ¡de qué manera! el poder del Gobierno sin transparencia ni control. No hay letra pequeña de la que puede ser la mayor intervención estatal en el sector financiero. 

Hasta 10 días Montoro trabajó sin descanso para racionalizar el plan. Rajoy le dejó tirado poco antes de la visita a Moncloa. El ex ministro de Hacienda tiene un enfado de cuidado. Ahora el PP se conforma con una genérica reclamación de que las ayudas beneficien a las pequeñas empresas y familias, pero sin empujar con seriedad, sin convicción. La concesión de avales y la compra de deuda a los bancos no pueden ser una facultad absolutamente discrecional de un Gobierno que siempre ha soñado con quitar y poner a presidentes en algunos bancos, y configurar un sector financiero funcional a sus proyectos.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 0
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2