¡Zapatero, a las cosas!

Mundo · Eduardo Vilela
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
5 mayo 2010
En estos días a España la agencia de calificación Standard & Poor´s le ha rebajado la calificación de su deuda pública de AA+ a AA. Si bien la clasificación no es mala en sí misma, el problema radica en que se suma a los indicadores negativos sobre la economía española en un contexto de crisis de países europeos como Grecia y Portugal. Ante esta rebaja de rating el Gobierno dijo que era como pasar de un notable alto a un notable. El símil no es malo ya que no hay mucha diferencia entre un notable alto y un notable, a menos de que se tratase de notas de un examen de selectividad y con el notable el alumno no pudiese acceder a la carrera deseada.

Esto es precisamente lo que le sucede a España con el cambio de rating: no puede mantenerse donde deseaba. Ésta es una rebaja en la credibilidad del Gobierno en gestionar la crisis en la que estamos inmersos. Es una llamada de atención hacia un poder ejecutivo que es incapaz de mirar de frente la realidad económica y tomar las medidas necesarias para salir de la crisis (creen que serán impopulares, como si la recesión en la que vivimos no lo fuera).

Esta opinión ha ido más allá de nuestras fronteras y lleva a periódicos tan dispares como Die Tageszeitung (http://www.taz.de/1/debatte/kommentar/artikel/1/zapateros-prophezeiungen/) a  afirmar que el problema es que Zapatero "vuelve a minimizar una y otra vez la gravedad de la situación, con lo que resulta poco creíble"; o el Financial Times, que "la solvencia de un estado se cimenta en su política. Un gobierno solvente es el que tiene la fuerza para subir adecuadamente los impuestos y mantener el gasto a niveles asequibles".

Los principales problemas que el Gobierno no desea afrontar son, entre otros, la reducción del gasto público, la inflexibilidad del mercado laboral que lleva a perder competitividad de nuestras  exportaciones (tan sólo un 25% de nuestro PIB y por debajo de nuestros principales competidores), el saneamiento de las cajas de ahorro con Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB; con un coste aproximado de 34 millardos) y el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (con un coste aproximado de 19 millardos), racionalización de la fiscalidad para las Pymes, etc.

La inactividad destructiva del Gobierno (y en algún caso también de la oposición, como con las Cajas de Ahorro) tendrá consecuencias que pagaremos todos tanto en lo social como en lo económico. Las principales son que acabaremos 2010 con el paro superior al 20%, el coste de refinanciación de la deuda pública (en junio vencen aproximadamente 60 millardos de deuda) será sustancialmente mayor y por lo tanto el coste de refinanciación de la deuda privada (180% del PIB) también lo será. El mayor coste de refinanciación, parcialmente derivado del cambio del rating de la deuda pública española, absorberá buena parte de los ingresos fiscales adicionales generados por el aumento del IVA de 5.150 millones de euros, la supresión de la deducción de los 400 euros de otros 5.700 millones de euros y el cambio en la tributación de las rentas del ahorro permitirá ingresar 800 millones de euros adicionales. De lo anterior se deduce que el dinero disponible luego de pagar impuestos para gastar en bienes y servicios será menor y, por lo tanto, también lo será su demanda de mano de obra.

El círculo vicioso descrito anteriormente sólo se podrá cortar por medio de reformas estructurales que el Gobierno se niega, por ahora, a realizar.

Durante uno de sus viajes a Argentina José Ortega y Gasset en 1939 escribió: "¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes del brinco magnífico que dará este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal". (José Ortega y Gasset, El hombre a la defensiva, p.211. Meditación del pueblo joven y otros ensayos sobre América, Alianza Editorial, Madrid, 1995).

Ha llegado el momento de hacer caso a este gran español: ¡Españoles, a las cosas!

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2