Yo soy la Obama de Chile

Mundo · Bolivar Aguayo Ceroni (Santiago de Chile)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 enero 2009
Michelle Bachelet, terminado el año 2008, ha encontrado en esta imagen asilo para identificar su liderazgo por estos tres años como presidenta de un país que se encuentra con una democracia y con un modelo de desarrollo consolidados. No es la primera vez que este cuatro gobierno de La Concertación -después de Pinochet- ostenta como gran recurso la apelación a un liderazgo diverso por parte de la presidenta, como un arma secreta.

Se trataría de su visión acogedora e integradora, especialmente de las minorías y de quienes están más desprotegidos, como su proyecto estrella de una pensión para tantos ancianos que carecen de ella, un liderazgo político "materno" en cuyo regazo madurarían los sectores más vulnerables. ¿Pero cómo se comporta este liderazgo frente a los auténticos desafíos de un país en que todos tienen derecho a una respuesta y en que no basta con distribuir algo de los ingentes recursos que posee el Estado? Sin duda que estos aspectos puesto en el contexto de la región de América Latina la distinguen de tanta frustración democrática -Venezuela, Argentina, Bolivia, por decir algunos- y especialmente de quienes siguen modelos de desarrollo económicos inciertos y débiles.

Por otro lado, tampoco Bachelet ha sucumbido al espejismo de pseudoprotagonismos que buscan internacionalizar los conflictos a lo Chávez. Muy por el contrario, ha privilegiado la responsabilidad internacional a través de compromisos de cooperación muy serios, como el de Haití entre otros. Sobreponerse a conflictos regionales ideologizados, empujar a un país destruido y superar exitosamente pugnas de poder como el control de la secretaría de la OEA ante México han confirmado que el test del protagonismo internacional tiene que ver con una responsabilidad de Estado que combina realismo y prudencia en las iniciativas que se asumen, en esto la asesoría del canciller Foxley puede recoger sólo elogios. A esto hay que agregar que se han extendido los TLC y se han perfeccionado los mismos acuerdos comerciales internacionales, incluyendo convenios culturales muy ambiciosos que significarán un gran aporte al desarrollo del país.

Toda esta presencia internacional chilena, sin embargo, no encuentra una simetría en el propio país, así por ejemplo la democracia no ha generado nuevos espacios desconcentrando el poder del Ejecutivo, tampoco se ha flexibilizado el sistema electoral y la corrupción avanza. Por otra parte, la economía estos tres años ha sufrido un frenazo del PIB, a lo cual se ha agregado una alta inflación que ha duplicado las tasas de los últimos años, y la cesantía está en el promedio más alto de los últimos gobiernos.

Entonces, existe la sensación de que la identificación simbólica con Obama es una simplificación tardía. Si se trata sólo de una analogía entre el género y la raza, es cierta, pero excesivamente básica. Y tardía en su capital simbólico, porque la presidenta, efectivamente, tiene el mérito de haberse integrado a una imperfecta democracia con un padre militar asesinado por sus pares. ¿Quién puede no reconocer el valor de su gesto y su aporte a la reconciliación de un país? (¡como el de tantos otros casos!!). Pero entonces, queda la pregunta en el caso chileno -porque el de USA está por verse-: ¿era necesario ser presidente de Chile para expresar un liderazgo "amable"? ¿No bastaba con ser ministra de Defensa o embajadora para no perder el capital simbólico de la reconciliación?

Queda la impresión más bien en Chile de que se trata de algo que podríamos llamar "un liderazgo sin contexto", una falta de proporcionalidad entre un testimonio ya asumido y reconocido por el pueblo y sus instituciones hace años, y las necesidades y exigencias hoy día de la totalidad de un país que no encuentra una adecuada respuesta en la salud, la educación, el transporte; el Transantiago es un ejemplo clamoroso.

Esperamos el test de las elecciones de fin de año y la conciencia de ser más serios frente a las necesidades de un pueblo, especialmente por parte de quienes detentan el poder.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2