´Wow Gospel 2009´, igual sentido con nuevos ritmos

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 noviembre 2009
La percusión sincopada y las primeras declamaciones silabeantes hacen pensar que nos hemos equivocado de disco y que aquello no puede ser un recopilatorio de espirituales sino una melodía rapera. Pero no es así, hemos dado en la diana: se trata de Wow Gospel 2009, conjunto de 32 "gospel" con la mejor música de fe, petición y alabanza a Jesucristo de los afroamericanos estadounidenses.

Las revisiones de aquellas melodías de antaño son formales y alcanzan a la inclusión de ritmos actuales, en los que la música negra no tiene parangón con ninguna otra forma de expresión musical de las últimas décadas. Pero más allá de eso, continúa el hilo conductor de a Quién se dirigen personal y comunitariamente, a Dios, porque el gospel es el canto para y por un pueblo, por lo que los coros y la interpretación en iglesias y otro lugares son la razón de ser de estas manifestaciones populares que se tornan también espectáculos.

Espectáculos donde importa cómo se hacen, pero primordialmente para Quién se hacen: para Dios, solicitando su perdón y ayuda, dándole gracias, reconociéndole su Providencia sobre lo bueno y lo aparentemente malo.

En Wow gospel 2009 podemos encontrar también momentos musicales increíbles, mediante el ensamblaje de la mayor gama vocal que se pueda imaginar, subrayando el arco tímbrico de solistas o haciéndoles los coros de contrapunto, según los casos, recogido y/o acentuado por un elenco instrumental que forma una textura cromática de mil y un sonidos, trenzados en secciones de percusión, viento, cuerda y teclados memorables.

Lo más llamativo es que toda esta riqueza musical de Wow gospel 2009, que se viene sucediendo desde 1998, funciona naturalmente: percibes cada compás de piano o cada acorde de guitarra como algo que encaja perfectamente en el todo de la obra, sin artificiosidad ni redundancias.

Es la intuición musical -tal vez genética- de los intérpretes afroamericanos, vehículo adecuado para expresar apasionadamente sus sentimientos, que van desde la invención del "blues" al "funky" y llegan al "hip hop", pero cuya raíz es el "gospel"; melodías cantadas a Dios en las plantaciones que eran el sostén vital de un pueblo sufriente, que hoy en día -aunque hayan mejorado las circunstancias- todavía reconocen como el mayor asidero para la vida.

Para quien entienda inglés, en Wow gospel 2009 se evidencia esta certeza y para los demás nos quedan las traducciones de los primeros y un caleidoscopio musical de ensueño. Ustedes mismos.

Noticias relacionadas

Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 0
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8