Vuelve el rock clásico con Kitty, Daisy y Lewis

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 diciembre 2008
La frescura del rock and roll de los cincuenta ha vuelto con la entrada en escena de Kitty, Daisy and Lewis, tres hermanos adolescentes apasionados por la música de aquella época que han acompañado su primer disco con el mismo nombre del trío y con una estética también de aquellos años.

Abren su álbum con Going up the country de los Canned Heat, y ya empiezan a tamborilear los dedos y funcionar los pies cuando la escuchas en el metro, después vienen más versiones de los clásicos para disfrute del oyente. Es encantadoramente fresco su rock and roll "granjero" o "surfero" (hay algún tema hawaiano muy resultón), según el corte. Sus versiones van más allá de la copia ramplona que deja indiferente y tan al uso en estos tiempos, porque se han zambullido en la esencia del rythm and blues hasta salirles escamas.

Guitarra, piano, armónica, ukelele, contrabajo, batería de pie, steel guitar… los hermanos Durham se atreven con todo, acompañando a la voz de la quinceañera Kitty y de Lewis (18 años), en otras ocasiones. El calor familiar se hace más intenso con la presencia de su madre a la batería (perteneció a un grupo punk en los ochenta) en las actuaciones en directo.

Faldas abombadas, zapatos bicolores, el tupé de Lewis o peinados a lo American grafitti (una de las primeras películas de George Lucas con una banda sonora impresionante), parecen tres chicos de Kentucky de los años cincuenta, pero son muchachos actuales de Londres, metrópoli donde germinan estilos nuevos y siempre hay un lugar para el revival de calidad.

No sabemos el recorrido musical de Kitty, Daisy y Lewis, que han grabado su primer disco en el trastero de su casa con micrófonos y audio de época, pero de lo que no cabe duda es que su presentación es un soplo de aire fresco en este mundo tan estandarizado. ¡¡¡¡Bienvenida la novedad!!!!

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2