¡Viva Obama! ¡Viva Cuba (en este caso)!

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 144
13 abril 2015
Obama se ha equivocado mucho en política exterior. Y no hay más que mirar a Oriente Próximo para ver las consecuencias de esos errores. Pero hay veces que acierta, Irán es un ejemplo, y mejor ejemplo aún es Cuba. Superemos el esquematismo que le niega a los presidentes liberals la posibilidad de acertar en algo.

Obama se ha equivocado mucho en política exterior. Y no hay más que mirar a Oriente Próximo para ver las consecuencias de esos errores. Pero hay veces que acierta, Irán es un ejemplo, y mejor ejemplo aún es Cuba. Superemos el esquematismo que le niega a los presidentes liberals la posibilidad de acertar en algo.

El mejor Obama es el Obama pragmático. En la sesión plenaria con la que se concluyó la VII Cumbre de las Américas, celebrada en Panamá este fin de semana, el presidente de los Estados Unidos invocó ese pragmatismo delante de un Raúl Castro que siguió reivindicando la revolución castrista. Obama aseguró que su país no se sentía amenazado por Cuba ni pretendía cambiar su régimen político. Antes había buscado una reunión con miembros de la disidencia y delante del propio Castro habló de derechos humanos. No lleva razón Jeb Bush cuando asegura que su presidente ha legitimado a un dictador. Los republicanos van por mal camino si aceptan las tesis más duras del exilio de Miami. El exilio está en este momento dividido y muchos reconocen que la política “dura” de los últimos años ha sido inútil.

Lo de Obama es simplemente real politik, después de más de 50 años de un embargo y de un aislamiento que ha castigado al pueblo cubano y ha dado pretextos a los hermanos Castro para intentar justificarse. El último precedente de una reunión como la que han mantenido los presidentes de Estados Unidos y de Cuba en Panamá hay que buscarlo en 1956. Hemos sabido que en la conversación que Obama tuvo con el Papa, y que tan importante ha sido para cambiar la política de Estados Unidos, una de las cosas que más pidió Francisco fue acabar con el embargo.

El camino es largo. Levantar el embargo es competencia de la Casa de Representantes y del Senado, con lo que está todavía lejos. La reapertura de relaciones no significa ni mucho menos que la democracia vaya a llegar de forma automática a Cuba. Pero sin duda ayudará a los que desde hace décadas trabajan para que sea posible.

Por otra parte tampoco es cierto que el gesto suponga un cambio en la política de Estados Unidos hacia América Latina. En realidad la Casa Blanca no tiene una política para la parte del continente que habla español y portugués. Tiene una política para Centroamérica, para México y el Caribe. Algo de interés en el norte de América del Sur y muy poco interés en Brasil y el Cono Sur.

En cualquier caso el giro hacia Cuba, ratificado en Panamá, ya ha empezado a dar buenos resultados. Ha provocado un cierto aislamiento de Venezuela. Las sanciones aprobadas por Estados Unidos a altos cargos venezolanos hace un mes habían suscitado una cierta “solidaridad pasiva” de algunos países de Latinoamérica. El silencio de las diferentes organizaciones transnacionales latinoamericanas ante los atropellos de Maduro ha sido hasta ahora clamoroso. Pero el acercamiento hacia Cuba ha provocado un descenso considerable del habitual tono antiamericano de algunos pronunciamientos. Hasta Maduro le ha estrechado la mano a Obama en Panamá y ha dicho que ahora está dispuesto a iniciar conversaciones con el demonio de las barras y las estrellas. Puede ser el final definitivo para el “eje bolivariano”, la red de alianzas creada por Hugo Chávez y mantenida por Maduro. De hecho Evo Morales, que en su momento parecía uno de los ejes fundamentales del indigenismo populista, ahora sigue haciendo políticas muy a la izquierda en lo social, pero mantiene en Bolivia una política económica absolutamente ortodoxa. Y Rafael Correa, aunque continúa con su discurso antiimperialista, explora nuevas vías. Dilma Rousself, que nunca quiso ser bolivariana pero sí mantener alta la bandera de una izquierda social en el gigante brasileño, ahora se las ve y se las desea para aplicar políticas de ajuste.

El realismo pragmático en política si realmente mira el bien del pueblo no es malo. Menos, cuando tiene como asesor a Francisco. ¡Viva Cuba! ¡Viva Obama (en este caso)!

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4