Vidas pequeñas

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 marzo 2011
Bárbara es una diseñadora de moda de alto standing que ve cómo su negocio se va al garete de manera fulminante, sepultada por las deudas y la incapacidad de meter en el mercado su última colección. Tras una borrachera evasiva acaba en un camping de las afueras de Madrid donde viven una serie de personas que han sido orilladas por la sociedad: unos feriantes, un chanchullero y su mujer, un mendigo, una madre soltera que es depiladora, y la familia de un dramaturgo venido a menos al que ya nadie publica. Bárbara va a conocer un mundo en el que la humanidad se vive más a flor de piel.

El director argentino afincado en España Enrique Gabriel nos ofrece una película coral que entronca con el realismo social español contemporáneo. Sin embargo, a diferencia de otras películas, Gabriel opta por dejar a sus personajes abandonados a su suerte, casi huérfanos de sentido. Ciertamente la película ensalza la solidaridad del pobre y valora una forma de vida que no necesita lujos para ser digna, así como ataca las falsas apariencias. Pero la pobreza más radical de los personajes, su soledad, no encuentra sanación en este guión, y por ello el resultado es agridulce y más bien desesperanzado. Una búsqueda de la felicidad más bien frustrada.

El trabajo actoral es notable, con Ana Fernández a la cabeza. Le dan la réplica, entre otros, unos excelentes Alicia Borrachero, Ángela Molina, Emilio Gutiérrez Caba,  Asunción Balaguer o Rubén Ochandiano. Un film que se toma en serio al espectador y a los personajes.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2