Entrevista a Vittorio Emanuele Parsi, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Católica de Milán

Una tregua frágil, una apuesta política fuerte

Mundo · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 enero 2009
"La comunidad internacional no puede pensar que con el envío de tropas va a reforzar una buena fe recíproca que no existe. Si quiere tener un buen papel, debe contribuir para conseguir una solución política sólida al problema palestino-israelí". Ayer dio comienzo la retirada de las tropas israelíes, después de que Hamas dijera sí a una tregua de siete días. Vittorio Emanuele Parsi, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Católica de Milán, hace un primer balance de esta fase, que en este momento requiere de una solución política fuerte.

A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional, el escenario sigue siendo extremadamente complicado. También para Occidente, donde el ya difícil proceso de integración de la comunidad islámica corre el peligro de verse hegemonizado por el ímpetu fundamentalista. "Hay que abrir bien los ojos. Es un hecho gravísimo que organizaciones como Hamas -que es como decir los Hermanos Musulmanes- estén intentando asumir la representación de los musulmanes en países occidentales como Italia".

Israel ha anunciado un alto el fuego unilateral y Hamas ha aceptado una tregua de siete días a condición de la retirada de tropas.

Israel no podía seguir manteniendo "políticamente" una posición de ataque como la que ha tenido hasta ahora. Hamas ha podido disfrutar las consecuencias mediáticas, y por tanto políticas, de las víctimas causadas por el conflicto. Dicho esto, la tregua parece frágil. No será en vano si estos siete días se utilizan para poner las bases de un trabajo político. Es cierto, Hamas ha aceptado la tregua y la retirada de Israel ha dado comienzo pero muchas unidades siguen en la franja. El escenario sigue siendo profundamente complicado.

A la luz de los últimos acontecimientos, ¿qué puede decir de la estrategia de Israel? 

Israel ha intentado debilitar con fuerza a Hamas. Tanto Israel como Hamas eran conscientes de que el status quo era insostenible, por diversos motivos. Hamas ha intentado de todas las formas posibles conseguir dos objetivos importantes: levantar el embargo económico de Gaza y romper su propio aislamiento político. Pero esto no lo ha conseguido. Israel ha intentado aprovecharse del aislamiento político de Hamas para ver si conseguía de algún modo que la ANP volviera a entrar en el juego político de Gaza. Pero la resistencia de Hamas y el ritmo de los ataques ha hecho imposible esta vía de salida.

No cree usted posible la posibilidad de que la ANP vuelva a tener un papel… 

Me parece difícil porque la entidad y la duración de la operación militar, y sobre todo el hecho de que la "cabeza" de Hamas no está en Gaza sino en Damasco, hacen muy difícil en este momento el retorno de la Autoridad Nacional Palestina al campo de juego. Además, en esta región también está la larga mano iraní, que complica la partida. Abu Mazen podría volver a ponerse en juego si de algún modo Egipto, gracias a su mediación, consigue transformar esta tregua provisional en otra cosa. La paz, desde el punto de vista político, está más lejos que nunca.

¿Por qué? 

La perplejidad que ha acompañado hasta el momento la hipótesis de una "tregua absoluta" viene del hecho de que esta vez hay que hacer las cuentas con una crisis principalmente política y no meramente militar. Al contrario de lo sucedido en Líbano en 2006, donde la cuestión era cómo salir de una situación militar que no le venía bien ni a Hezbolá ni a Israel, nos situamos frente a un escenario político en el que ambos tienen mucho que perder y nada que ganar. Entonces la tregua militar era la premisa necesaria para conseguir una evolución política: Hezbolá no podía estar durante mucho tiempo en guerra con Israel porque estaba perdiendo poder en Beirut, y le interesaba mucho poner fin al enfrentamiento. Ahora, sin embargo, la crisis es precisamente política.

…y no se pude limitar a los acontecimientos sucedidos desde el 28 de diciembre. 

Exacto. De momento, no hay una salida política, porque ambos -Hamas e Israel- han hecho unos cálculos bien precisos. Han elegido el conflicto como la mejor solución respecto al status quo, han decidido deliberadamente arriesgar pérdidas civiles para la consecución de sus objetivos políticos. ¿Israel los ha alcanzado? Habrá que verlo.

http://www.ilsussidiario.net

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2