Celadic

Una propuesta de desarrollo inspirada en el cristianismo

Mundo · P.D.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
30 junio 2009
El pasado 23 de junio en la Ciudad de Lima y auspiciado por dos universidades, organismos sociales de la Iglesia y sindicatos, se presentó la propuesta de ‘Un Modelo Alternativo de Desarrollo Humano Integral', elaborada por el CELADIC (Centro Latinoamericano para el Desarrollo, la Integración y Cooperación). En su presentación oficial, el director general del CELADIC, Luis Enrique Marius, resaltó los siete aspectos que definen y caracterizan a la propuesta. Éste es el resumen de lo que dijo.

"En primer lugar su génesis, su razón de ser. Luego del primer Estudio que llamamos ‘DIAGNÓSTICO CAUSAL LATINOAMERICANO', por un elemental ejercicio de coherencia debíamos aportar nuestras propuestas, y por ello hoy presentamos al Perú nuestra propuesta de ‘Un Modelo Alternativo de Desarrollo Humano Integral'. 

En segundo lugar, el cómo lo hicimos, es decir, la metodología utilizada, porque es el resultado de una tarea compartida entre todos los miembros provenientes de casi todos los países de Latinoamérica y el Caribe, y lo hicimos desde el índice del estudio hasta su redacción final.

En tercer lugar, intenta ser una respuesta al enorme vacío que nos rodea. Todos compartimos la tan histórica como integral crisis que padece una región que arrastra problemas sin resolver y que la CEPALC define como la más injusta del planeta. Pero muy especialmente, a nuestro entender, una crisis de identidad. Una creciente pérdida de identidad que ha afectado y continúa afectando a la casi totalidad de las instituciones en todos los países, que coincidió para agravarse con la sugestión, imposición y aceptación por nuestras clases dirigentes de un modelo de desarrollo inspirado en el pensamiento neoliberal, hoy en virtual desintegración por implosión. Un grave proceso de pérdida de identidad que nos ha llevado a un generalizado vacío de pensamiento y ausencia de propuestas alternativas.

En cuarto lugar, también como respuesta a la crisis internacional.

Una crisis internacional que se extiende como un tsunami a todas las regiones del planeta, con angustias por sus impactos y esperanzas por el desafío que implica, pero llevando consigo una enorme carga de incoherencias. Varias declaraciones de líderes mundiales han afirmado, y nosotros coincidimos, que las causas de la crisis tienen un claro fundamento ético. Consideramos indispensable atacar directamente las causas de la crisis, acordando por consenso nuevas reglas de juego, un nuevo marco regulador que responda a las necesidades de las personas y no a intereses de grupos que han especulado y se enriquecieron irresponsablemente, y crear las condiciones de reestructuración de los organismos financieros internacionales para que controlen su cumplimiento.

Nada de esto está sucediendo o, mejor dicho, se reiteran las hemorragias discursivas y todo termina cobrando los mesoneros de los organismos internacionales un aumento para su funcionamiento. 

Vemos cómo se financia a los responsables de la crisis, cuáles son los impactos a nivel regional (a pesar de los ‘blindajes' declarados por nuestros gobernantes), cómo se ayuda a empresas transnacionales (que se han lucrado durante décadas con nuestras materias primas y un endeudamiento que nos sigue condicionando) para que se reestructuren, y antes (o después) de declararse en quiebra se dedican a despedir cientos de miles de trabajadores, cerrar plantas y eliminar las inversiones productivas en nuestros países.

Se nos sigue hablando de cambio, pero parece repetirse la famosa frase del Gatopardo: vamos a cambiar para que todo siga como está.

Ante el evidente fracaso del modelo neoliberal (no sólo impuesto, sino también aceptado por nuestros dirigentes gubernamentales), nosotros apostamos (no con protestas, sino con propuestas) a que seamos capaces de mirar a nuestros pueblos, asumir nuestras propias necesidades y, rescatando nuestros valores originales, pensar e impulsar un modelo alternativo de desarrollo que sea coherente con la centralidad de la persona humana en su integralidad, y con el trabajo humano, factor esencial de dignificación de los latinoamericanos.

En quinto lugar, este segundo Estudio, esta propuesta de ‘Un Modelo Alternativo de Desarrollo Humano Integral', lo ubicamos como una expresión de coherencia con nuestro eje estratégico: Identidad – Desarrollo – Integración. Creemos que, a pesar de sus dificultades, el camino más coherente y efectivo es el de recuperar y profundizar nuestra identidad cultural latinoamericana, para orientar e inspirar un modelo de desarrollo humano integral, en el marco de la efectiva integración de nuestros pueblos. La centralidad de la persona humana, su respeto y vinculación con la tierra, el bien común y el trabajo solidario compartido, elementos centrales de la enseñanza social cristiana, estaban presentes en nuestros ancestros precolombinos. La dimensión trascendente de la persona y la dignificación del trabajo humano presentes en nuestras culturas originarias fueron notablemente enriquecidas con el mensaje evangélico misionero de la Iglesia.  Sobre la base de estos elementos centrales de referencia, se puede inspirar un modelo de desarrollo integral, y avanzar efectiva y coherentemente hacia la integración en una nación de naciones, como soñaron nuestros próceres.

En sexto lugar, es nuestro modesto aporte para superar el vacío y juntos construir una sociedad más justa, más libre y soberana. Los modelos que hemos sufrido se nos han presentado como sombrero de una sola talla, al cual debían adaptarse todas las cabezas. Nuestra propuesta es una sana provocación para que juntos superemos el vacío de pensamiento y de propuestas, y nos animemos a pensar, elaborar e impulsar un modelo alternativo que responda a las justas necesidades y merecidas aspiraciones de nuestros pueblos, en especial los más excluidos y desposeídos.

En séptimo lugar, y no menos importante, el desafío de romper las actitudes vergonzantes y la privatización de nuestra dimensión religiosa y espiritual.

No es el momento de buscar en otras partes o con otros argumentos a los principales responsables de nuestra situación. Es el momento de romper los intentos de privatizar nuestra dimensión religiosa y espiritual que intentan agotarla en una escasa hora de práctica individualista los domingos por la mañana", concluyó Marius.

Y lo reafirma el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, presidente de Cáritas Internacional, en el prólogo del Estudio: "La enorme riqueza de la Doctrina Social de la Iglesia, alimentada desde el Magisterio Social Pontificio hasta las importantes aportaciones del Episcopado Latinoamericano, ha sido y es fuente de una profusa y amplia documentación. A pesar de ello, el camino determinante del compromiso social de la Iglesia no ha sido tan abundante y sistemático a nivel de su implementación como instrumento vital de formación en los nuevos liderazgos, y tampoco como iluminación de propuestas concretas, y menos aún como marco referencial con criterios de discernimiento para un intento de interpretación y superación de la realidad que nos circunda y nos impacta. El CELADIC con este magnífico esfuerzo trata de llenar ese vacío. Vemos en este Estudio-Propuesta criterios claros de discernimiento sobre la actual realidad de la región latinoamericana, superando las doctrinas que sacralizan tanto al mercado como al Estado, y ubicando a la persona humana en el centro de un desarrollo que la asume plenamente, y el entorno de los ejes de orientación prioritarios que hacen integral a nuestra visión humanista.  Encontramos a lo largo de sus capítulos los elementos necesarios para que la generación de un nuevo liderazgo en nuestros centros de formación superior pueda encarnar la Enseñanza Social de la Iglesia en una forma actualizada y coherente a partir de la misma realidad.   Pero quizás el aporte más importante sea el de colocar un proyecto en manos de los dirigentes latinoamericanos, ya sean políticos, dirigentes sociales o empresariales, académicos, culturales o religiosos. Es el primer proyecto de un Modelo Alternativo de Desarrollo Humano Integral, que a la luz de nuestro Magisterio Social asume el rico, exigente y urgente compromiso de hacer de nuestra región un espacio de dignificación, paz y bienestar para todos. Se ubica además, como un "aporte para el cambio". Un "aporte" que sin complejos y desde la fe y la esperanza, se quiere defender, impulsar y enriquecer en el diálogo fraternal y democrático. Para el "cambio", debido a las necesidades y urgencias de nuestros pueblos, que ya no pueden esperar más", concluyó el cardenal Óscar Rodríguez.

El Estudio-Propuesta del CELADIC fue comentado en Lima por el Dr. Javier Iguiñiz, el padre Gastón Garatea y la Dra. Carmen Lora, en un panel coordinado por el Dr. Mario González.

El citado Estudio-Propuesta será presentado en los próximos meses en todos los países de Latinoamérica y el Caribe y ante los diferentes organismos regionales e internacionales.

Noticias relacionadas

Es hora de salir del conflicto entre occidentalismo e islamismo
Mundo · Michele Brignone
El vigésimo aniversario del 11-S coincide con el fracaso occidental en Afganistán, un fracaso más cultural que político y militar. Estos dos hechos imponen una reflexión sobre la relación entre Occidente y el mundo musulmán....
24 septiembre 2021 | Me gusta 3
El futuro del avispero afgano (parte III)
Mundo · Ángel Satué
Tras analizar los planos ideológico y estratégico, conviene hacer un ejercicio de cierta prospectiva, pues se prevé que la zona va a quedar inestable por décadas....
23 septiembre 2021 | Me gusta 2
El “nuevo” gobierno talibán de Afganistán
Mundo · Claudio Fontana
Tras conocer la composición del nuevo gobierno talibán en Afganistán, a pesar de que han prometido que será provisional, ya hemos podido ver que, contra lo que habían anunciado, es todo menos “inclusivo”....
21 septiembre 2021 | Me gusta 0
América se enroca (parte II)
Mundo · Ángel Satué
Después de analizar el plano estratégico en el artículo titulado “La retirada de América”, el autor se adentra en el estimulante plano ideológico....
17 septiembre 2021 | Me gusta 2