Con motivo de la sentencia de la Corte europea sobre los crucifijos

Una presencia irreductible

Mundo · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 noviembre 2009
La sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos contra los crucifijos en las aulas escolares ha suscitado un intenso debate internacional, cuyo eco ha llegado también a nuestro país.

«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». La misma pregunta que hizo Jesús a sus discípulos llega hasta nosotros hoy y nos desafía.

Ese Cristo colgado en la cruz no es una reliquia objeto de piedad popular que sirva, como mucho, para un devoto recuerdo. Tampoco es un símbolo genérico de nuestra tradición cultural y social.

Jesucristo es un hombre vivo, que ha introducido un juicio nuevo en el mundo, una experiencia nueva de relación con todo: con el estudio y el trabajo, con los afectos y los deseos, con la vida y la muerte. Una experiencia de plena realización humana.

Se pueden retirar los crucifijos, pero no se puede eliminar a un hombre vivo. A no ser que lo maten, como de hecho pasó entonces. Y aun así, ¡ese hombre está más vivo ahora que antes!

Los que quieren quitar el crucifijo se engañan si creen que así conseguirán borrar del "espacio público" la experiencia cristiana y el juicio que aporta. Si tienen poder para retirar los crucifijos -cosa que está por ver y esperemos que no suceda-, no lo tienen para apartar del mundo a los cristianos que viven su fe.

Ahora bien, hay un inconveniente: que nosotros, los cristianos, dejemos de serlo y olvidemos qué es el cristianismo. En ese caso, defender el crucifijo sería una batalla perdida, porque aquel hombre habría dejado de tener sentido para la vida.

La sentencia europea supone todo un reto para nuestra fe. Después de haber manifestado nuestra indignación y haber protestado contra la sentencia, no podemos volver a la rutina diaria evitando la cuestión fundamental: ¿dónde se da hoy el acontecimiento de Cristo? O en palabras de Dostoievski: «Un hombre culto, un europeo de nuestros días, ¿puede creer, creer verdaderamente en la divinidad de Jesucristo, el hijo de Dios?».

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2