Bolonia

¿Una oportunidad para educar?

Mundo · Jaime Ortega Diego
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
18 febrero 2009
Dentro de la adaptación al marco de Bolonia, hay una tendencia a reducir el tamaño de los grupos y a promover la evaluación continua. Es difícil que estas reformas funcionen teniendo en cuenta que, en las universidades públicas, se pretenden hacer a coste cero. Una reforma integral requeriría no sólo aumentar la financiación de las universidades, sino también cambiar totalmente su sistema de retribuciones, un sistema en el que gana prácticamente lo mismo el profesor que da todo su tiempo a la universidad y el que imparte sus clases y desempeña otras actividades fuera de la misma. De paso, habría que fomentar una verdadera subsidiariedad en la que los órganos regulatorios diesen más autonomía a las universidades y, a cambio, las universidades mal gestionadas tuvieran que sufrir las consecuencias financieras de su mala gestión.

Sin embargo, dejando esto de lado, lo cierto es que la tendencia a grupos reducidos y a la evaluación continua es una oportunidad para mejorar el papel educativo de la universidad. En efecto, en España hay una notable falta de conciencia del significado que tiene el trabajo. Más de una vez nos sorprendemos de que, al entrar en un autobús, el conductor no tenga conciencia de que su tarea consiste en prestar un servicio a los pasajeros; al entrar en una tienda nos sorprendemos de que el empleado no quiera tomarse la molestia de mostrarnos los productos, o que le moleste que hagamos demasiadas preguntas; y ¿quién no ha salido de una consulta con la impresión de que el médico estaba pensando en otra cosa mientras hablábamos? En todos estos casos, lo que falla es la conciencia del significado del trabajo.

Estos problemas tienen una raíz claramente educativa, porque la principal función de la educación es ayudar a tomar conciencia de la realidad. La distracción en el trabajo es un síntoma de que ha habido un problema educativo. Y hay que decir que el sistema universitario español, con sus grupos grandes y su sistema de evaluación al final del cuatrimestre (o incluso del año), no ha contribuido mucho a resolver estos problemas. Con el sistema "tradicional", un alumno podía llegar a superar una asignatura sin involucrarse personalmente, sin llegar a preguntarse casi nada, simplemente estudiando de forma mecánica algo cuya relación con la realidad, en el fondo, no estaba clara. (Al mismo tiempo, el profesor también podía impartir una asignatura sin involucrarse demasiado en su tarea educativa, sin saber si realmente los alumnos eran conscientes de la importancia de los conocimientos.) Tal vez sea este hábito de estudio el que después se haya trasladado al trabajo: el que ha adquirido el hábito de aprender sin preguntarse qué tienen que ver esos conocimientos con la realidad, ¿conseguirá después comprender el significado de su trabajo, o se limitará a aplicar unas rutinas cuyo significado, en el fondo, desconoce?

La oportunidad que se abre ahora, en la medida en que los grupos sean más reducidos y la evaluación más continua, es que, en las aulas, tanto alumnos como profesores tengan que involucrarse en esta tarea educativa.     

Jaime Ortega Diego es profesor titular en la Universidad Carlos III de Madrid

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2