Dorothea Lange. Los años decisivos

Una mirada verdadera siempre llega a la belleza

Cultura · Javier Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 julio 2009
Para quienes hayan visto Las uvas de la ira, de John Ford, la exposición de Dorothea Lange que se puede visitar todavía hasta el final de julio en la Fundación ICO en Madrid tendrá un aire familiar. Y por tanto también para quienes hayan leído la novela de John Steinbeck, del mismo título, sobre la que se basó Ford para hacer su película. Aunque no se conoce que haya existido influencia mutua, el modo de aproximarse a la realidad de John Ford y de la fotógrafa de New Jersey tiene una frescura similar, una sinceridad última y también, digamos desde el principio la palabra clave, un mismo amor por las personas que encuentran o las vicisitudes humanas que afrontan desde la fotografía o el cine respectivamente.  

El festival PHotoEspaña que se celebra en Madrid desde hace ya doce años, de junio a septiembre, reserva siempre alguna joya histórica para deleite de quienes gozan del verdadero arte de la fotografía. El año pasado fue la escueta pero significativa exposición de Bill Brandt, The Home, su colección de fotografía sobre la vida cotidiana y familiar del proletariado inglés de principios del siglo XX.  Y este año, la joya es sin duda Dorothea Lange, Los años decisivos, que muestra una amplia serie de fotografías cuyo tema central es la Gran Depresión americana y la sequía que asoló gran parte del oeste americano. Años decisivos que dejaron un rastro de paro, miseria y desplazamientos masivos de familias empobrecidas que buscaban una nueva oportunidad, sobre todo en California.  

Dorothea Lange trabajó para el gobierno de los Estados Unidos al igual que otros de los grandes fotógrafos norteamericanos de aquella "época dorada" de la fotografía, como muchos la han llamado. Entre ellos estaba Walker Evans (de quien este año hemos podido también ver una magnífica exposición en Madrid). Fueron enviados por la Farm Security Administration