Manifiesto CL elecciones municipales y autonómicas

Una llamada a la participación audaz

España · Francesc Torralba, filósofo y teólogo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 mayo 2011
El manifiesto de CL sobre las elecciones municipales y autonómicas me parece un manifiesto sensato, moderado y constructivo. Expresa una situación que poco o mucho, con más o menos intensidad, todos los ciudadanos percibimos. El diagnóstico que late en el manifiesto me parece muy veraz y sintoniza con las grandes descripciones sociológicas del momento. Pero el manifiesto no sólo es descriptivo, sino, como corresponde a este género literario, si puede llamarse así, es propositivo y desiderativo, pero no prescriptivo. Expresa motivaciones, deseos, anhelos que están presentes en muchos ciudadanos independientemente de sus creencias y convicciones morales y filosóficas.

Me parece necesario activar la participación ciudadana, estimular la corresponsabilidad, porque es la esencia del sistema democrático y el alma de las sociedades abiertas. Sin participación, la democracia deja de ser representativa. La llamada a una participación activa y en coherencia con los propios valores me parece audaz y ennoblece la vida democrática. Los criterios que se identifican en el manifiesto a la hora de ejercer el voto están en íntima sintonía con la Doctrina Social de la Iglesia, son criterios éticos que emanan de la tradición humanista de raíz cristiana, pero que pueden ser asumidos también por el más noble de los humanismos laicos. Se distinguen, además, los dos planos, civil y religioso, y la legítima independencia de las esferas, y, respetando la legítima y necesaria pluralidad del juego democrático, se exponen unos criterios éticos de voto para que el ciudadano opte según crea oportuno.

En sociedades donde se sacraliza el sentido de la autonomía personal y se idolatra al individuo es difícil recuperar el sentido de pertenencia a la comunidad y la noción de bien común. Estas tendencias que persisten en nuestro imaginario colectivo tienen como consecuencia la desvinculación, la fragmentación y la búsqueda única y exclusiva de los propios intereses personales, grupales o gremiales. Sólo se descubre el gusto por lo común cuando uno es capaz de entrever que los otros son sustantivos en la configuración de la propia identidad personal, que los otros no son simples obstáculos o barreras, sino seres básicos y necesarios para el desarrollo óptimo de la sociedad y de los pueblos. Urge un cambio de mentalidad, una desacralización del yo y una recuperación del nosotros como motor de transformación de la historia.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3