Una justicia irrenunciable, una justicia impensable

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 6
11 octubre 2023
Estamos sobrecogidos e impresionados por la crueldad con la que ha actuado Hamas. No hay que ser un experto en geopolítica, ni en Oriente Próximo, para formular un juicio sobre los hechos. En nuestra propia experiencia tenemos los criterios.

La confirmación de la muerte de Maya, la soldado española que tenía 19 años, y los detalles de la masacre perpetrada por Hamas en el Kibutz de Kfar Aza, donde fueron asesinados niños a sangre fría, nos han vuelto a estremecer.

Desde el sábado estamos sobrecogidos e impresionados por la crueldad con la que ha actuado Hamas. El conflicto es largo y endiablado. Lo que ha hecho Hamas no tiene ninguna justificación. Por eso es más conveniente que nunca que Israel responda de forma proporcionada.

Todos nos preguntamos cómo es posible que se cause tanto daño. Al espanto se une la inquietud por lo que puede pasar no solo en Oriente Próximo sino el conjunto del mundo con esta nueva guerra. Antes de adentrarnos en nuevos análisis, antes de distribuir culpas, tenemos que reconocernos que en los últimos días hemos tenido un sentimiento de rechazo. Y ese sentimiento, esa primera impresión es la mejor pista para poder valorar y entender qué está pasando, para adentrarnos en la complejidad de una situación tan dolorosa. No hay que ser un experto en geopolítica, ni en Oriente Próximo, para formular un juicio sobre los hechos. En nuestra propia experiencia tenemos los criterios.

Sea cuál sea nuestra ideología, el horror que hemos sentido y sentimos nos señala que la falta de respeto por la vida y por la libertad de hombres, mujeres y niños es injusta, aberrante. Es difícil encontrar el hilo de la primera injusticia que lo embrolló todo en Tierra Santa. Y además es prácticamente inútil ponerse a buscarlo. Todos hemos pensado estos días que hay que parar una espiral de revanchas, una escalada que dura ya 70 años. Todos tenemos experiencia de que nuestro deseo de justicia, que es infinito, no se satisface con la venganza. Todos hemos entrevisto en algún momento que también cuando somos víctimas deseamos librarnos del mal sufrido, no quedarnos anclados en la ofensa, en la infamia. La justicia, como muchos otros deseos, no se realiza muchas veces como habíamos pensado, como habíamos imaginado inicialmente. Somos más humanos cuanto más intensamente deseamos justicia, cuando más dispuestos estamos a aceptarla tan pronto como haya una posibilidad de que se materialice, aunque no tenga la forma que le habíamos dado en nuestra imaginación.


Lee también: Ya no es la guerra de siempre


¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Todo nos parece una mierda
Mundo · Luis Ruíz del Árbol
El próximo 9 de junio se celebran las elecciones al Parlamento Europeo. Las encuestas pronostican un espectacular ascenso de la extrema derecha, y yo me pregunto por qué estos partidos encuentran en el electorado católico un valioso caladero de votos....
20 mayo 2024 | Me gusta 2
Los hombres que odiaban su tiempo
Mundo · GONZALO MATEOS
Se equivocan porque no miran la realidad, la que es, la que sucede. Sólo imponen su persona y su ideología. Porque lo que convoca atracción, lo que une, es la realidad, no nuestro poder o nuestras ideas personales....
17 mayo 2024 | Me gusta 6
Elecciones europeas: habitar nuestro tiempo
Mundo · Emilia Guanieri
Guarnieri, la que fue durante muchos años presidente del Meeting de Rimini, recurre a la propuesta contenida en el libro "Abitare il Nostro Tempo" (de Julián carrón, Charles Taylor y Rowan Willians) para afrontar el reto que provoca el “cansancio” de la política....
14 mayo 2024 | Me gusta 1
Israel no puede conseguir más en Gaza
Mundo · P. D.
La presión internacional se ha limitado hasta ahora a pedir que entrara la ayuda, en lugar de ampliarse para abarcar cuestiones como la reconstrucción y permitir que la población reanudara su vida....
7 mayo 2024 | Me gusta 0