Una buena madre huérfana de su hijo

Mundo · P.D.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 100
13 marzo 2018
“Solo el amor puede salvar a los contagiados por la ira. Era horrible seguir las noticias en internet. No falta mucho para que las personas salgan a las calles y empiecen a descuartizarse. Me doy cuenta de que hoy debemos hablar en otra lengua. Sin intentar demostrar nada. Quizá deberíamos hablar sobre cosas infantiles, como el amor. Sí, no me puedo imaginar otra lengua. Ya nada sirve”. Estas palabras de la periodista Svetlana Alexiévich parecen escritas para describir lo que ha sucedido en España tras el hallazgo del cuerpo del niño almeriense Gabriel.

“Solo el amor puede salvar a los contagiados por la ira. Era horrible seguir las noticias en internet. No falta mucho para que las personas salgan a las calles y empiecen a descuartizarse. Me doy cuenta de que hoy debemos hablar en otra lengua. Sin intentar demostrar nada. Quizá deberíamos hablar sobre cosas infantiles, como el amor. Sí, no me puedo imaginar otra lengua. Ya nada sirve”. Estas palabras de la periodista Svetlana Alexiévich parecen escritas para describir lo que ha sucedido en España tras el hallazgo del cuerpo del niño almeriense Gabriel.

Todo el país estaba pendiente de la desaparición del pequeño. Y una ola de dolor, indignación y rabia lo ha sacudido cuando se ha sabido que seguramente la novia del padre lo ha asesinado. La rabia fue escalando de tono hasta que la madre de la criatura utilizó palabras “infantiles”, palabras “de amor”. “Se ha generado un movimiento muy bonito gracias a mi hijo –ha asegurado Patricia, la madre que acababa de saber que estaba huérfana de su hijo–. Me gustaría que continuara. Están apareciendo muchos mensajes pidiendo muerte o maldad. Entiendo que estas personas tienen la misma rabia que yo dentro, pero que lo usen para pedir bondad en el mundo”. Un bálsamo. Basta que la víctima no se deje arrastrar por el mal sufrido y todo cambia.

España entera ante el terrible desgarro de la muerte de un inocente. No es extraño rebelarse, sentir un profundo escándalo. No es extraño pensar ingenuamente que una prisión permanente es la solución. Aunque todos sabemos que nuestro deseo de justicia no quedará satisfecho con muchos años de cárcel. Una muerte así es indescifrable, inasumible por más análisis sociológicos y psicológicos que hagamos. Sabemos que es necesario un hecho más potente que el mal sufrido, un hecho capaz de restaurar la vida perdida. De otro modo la vida sería una estafa. Sabemos, deseamos, la redención. Esa de la que la madre huérfana de su hijo ha dado un anticipo.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3