Un muro frente a la prepotencia del mal

Mundo · José Luis Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 470
15 octubre 2013
Decía André Malroux, hablando de los europeos modernos, que “no existe ningún ideal por el cual podamos sacrificarnos, porque de todos conocemos la mentira, nosotros que no sabemos qué es la verdad”.

Decía André Malroux, hablando de los europeos modernos, que “no existe ningún ideal por el cual podamos sacrificarnos, porque de todos conocemos la mentira, nosotros que no sabemos qué es la verdad”. Es una afirmación cargada de amargo realismo, a la que desafían los 522 mártires que han sido proclamados en Tarragona, asesinados por odio a la fe durante los años 30 del pasado siglo. No ha sido un acto de autoafirmación, como una medalla que la Iglesia se cuelga de su propio pecho, sino un gesto de memoria que vivimos con temor y temblor. Como quien está frente a algo que es de otro mundo. Porque el mártir no se hace a golpes de esfuerzo: surge como una planta débil, como una flor de gracia en la tierra de la Iglesia. El mártir surge para proclamar ante el mundo la verdad que buscaba Malroux, para mostrar ese Ideal por el que merece la pena dar la vida.

Es cierto que a lo largo de la historia los cristianos hemos decaído muchas veces en lo que el Papa Francisco llama “la mundanidad espiritual”, nos hemos dejado mecer por los poderes del mundo, hemos terminado por confiar en los ídolos. Pero siempre, como un misterioso contragolpe, ha aparecido la gracia del martirio. Hombres y mujeres normales y corrientes, que no hubieran deseado ver sus nombres en los libros, se han plantado frente a la prepotencia del mal a pecho descubierto, con la sola fuerza de su fe. Como afirmó en su homilía el Cardenal Amato, “con su caridad, los mártires se opusieron al furor del mal, como un potente muro se opone a la violencia monstruosa de un tsunam; con su mansedumbre desactivaron las armas de los tiranos y de los verdugos, venciendo al mal con el bien. Ellos son los profetas siempre actuales de la paz en la tierra”.

Entre los que han sido nombrados en Tarragona, uno por uno, cada cual con su rostro y su historia bien documentada, los hay de todo tipo y condición. Jóvenes (casi niños) y ancianos; hombres y mujeres, intelectuales y gente de campo, religiosos y laicos. Son numerosos los casos en que los propios verdugos quedaron boquiabiertos como aquel centurión bajo la cruz, a las afueras de Jerusalén, preguntándose quiénes eran y qué tesoro poseían estos que aceptaban la muerte con el perdón y la gratitud en los labios, mostrando una humanidad que sus propios ejecutores no podían dejar de desear. Esa es la pregunta que justamente podemos hacernos todos, creyentes y no creyentes.

Noticias relacionadas

Democracia y mundo árabe
Mundo · Wael Farouq
Las dificultades a las que se enfrenta la democracia para encontrar derecho de ciudadanía en el mundo árabe tienen su origen en visiones parciales, defensivas, de posiciones contrapuestas entre distintas corrientes de pensamiento. Un conflicto interpretativo que pierde de vista el corazón, la...
29 junio 2021 | Me gusta 2
Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Decía André Malroux, hablando de los europeos modernos, que “no existe ningún ideal por el cual podamos sacrificarnos, porque de todos conocemos la mentira, nosotros que no sabemos qué es la verdad”. Es una afirmación cargada de amargo realismo, a la...
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2