Un Madrid poco apetecible

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 324
6 octubre 2013
La llegada de  los Ancelotti, Isco, Illarramendi, Carvajal unido a los grandes nombres que formaban parte de la entidad, hacían pensar en un verdadero Real equipo. La pretemporada fue perfecta.      Liderada por Isco, que vino primero para complementar a Ozil y finalmente para ser aquel por el que debe pasar todo el fútbol blanco. Marchó el centrocampista germano y se le quiso restar importancia al asunto

La llegada de  los Ancelotti, Isco, Illarramendi, Carvajal unido a los grandes nombres que formaban parte de la entidad, hacían pensar en un verdadero Real equipo. La pretemporada fue perfecta.      Liderada por Isco, que vino primero para complementar a Ozil y finalmente para ser aquel por el que debe pasar todo el fútbol blanco. Marchó el centrocampista germano y se le quiso restar importancia al asunto.

Comenzó la temporada con el regreso de Diego López a la portería. Esto ya no es noticia. El nuevo Madrid de Ancelotti ya con Bale, viene cargado de exigencias. Ojo, creadas por el propio entrenador. El mismo que tiempo después comenzó a cambiar en rueda de prensa de idea futbolística. Y tuvo que regresar a un centro del campo defensivo como se vio en el derbi. Ancelotti, por encima de todo, es italiano y la influencia de ese fútbol siempre va a estar ahí.

En España además, aparece otro problema: todo lo que no sea jugar como España o el Barcelona ya no vale. Pero ni el Real Madrid es la selección ni el máximo rival. Aquí es donde reside la verdadera importancia de Ancelotti. Debe encontrar su propio estilo. Hasta ahora hemos visto a un Madrid que gana fácil en casa y con muchas dificultades consigue puntos fuera. Ofrece muchas dudas en defensa, lo que se agrava encajando goles en los primeros minutos.

Otro dato significativo, para aumentar la presión del escudo del mejor equipo del siglo XX, es que el Bernabéu todavía no se ha llenado. Ni Bale, ni el derbi frente al Atlético han sido razón suficiente para llenar el feudo blanco.

La situación no es fácil en medio de una competición que no da tregua, salva el papel las goleadas en Champions y los pinchazos de la Juventus en el grupo. Ahí sí parece superar rápidamente el primer escalón para asegurarse el no pasar apuros.

En liga todo lo contrario. Parece que, en cada jornada, tendrá que demostrar si está o no a la altura de disputar el título liguero a Atlético y Barcelona. Muchos frentes en la Castellana, mucho que mejorar para frenar y amansar la presión.

Noticias relacionadas

Es cuestión de repetir
Cultura · Elena Santa María
Recientemente una querida amiga –también reciente– ha compartido este fragmento del libro Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita de Josep María Esquirol. ...
24 junio 2021 | Me gusta 1
Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 3
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7