¿Un gran divorcio catalán?

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 143
9 octubre 2017
Escribía C.S. Lewis en “El gran divorcio” que la tortura del infierno consistiría en convertir los marcos mentales en fuente única de conocimiento, mientras la gran recompensa del cielo es la contemplación real de toda la realidad. ¿Qué pasó el domingo en Barcelona en relación con la “cuestión catalana”? Básicamente se puso en evidencia más completa la realidad, con la presencia de cientos de miles de personas defendiendo la ley y la convivencia a las que a menudo se les ignora por su silencio. ¿Contribuirá conocer esta realidad a sacarnos del infierno de este gran divorcio en potencia?

Escribía C.S. Lewis en “El gran divorcio” que la tortura del infierno consistiría en convertir los marcos mentales en fuente única de conocimiento, mientras la gran recompensa del cielo es la contemplación real de toda la realidad. ¿Qué pasó el domingo en Barcelona en relación con la “cuestión catalana”? Básicamente se puso en evidencia más completa la realidad, con la presencia de cientos de miles de personas defendiendo la ley y la convivencia a las que a menudo se les ignora por su silencio. ¿Contribuirá conocer esta realidad a sacarnos del infierno de este gran divorcio en potencia?

No creo que sea el momento de analizar cada soflama. Imposible. Pero sí que la unión estaba bajo una convocatoria que rechazaba la violencia y el populismo de los gritos –que los hubo– de “Puigdemont a la prisión”. Borrell, PSC, expresidente del Parlamento Europeo, uno de los que intervinieron, invitó a reconducirlo: “a la cárcel sólo quien digan los jueces”. Y hablando de las estrellas de la enseña de la Unión Europea recordaba que “las fronteras no son más que las cicatrices que deja la Historia; no abramos más”.

Tomaba hoy un café en el que una pareja desautorizaba la intervención de Mario Vargas Llosa en el acto: “¿qué nos importa lo que diga un peruano? Por más premio Nobel que sea no le importa”.

La presencia de una multitud este domingo demostraba precisamente, desde muchos puntos de Cataluña pero también desde otros lugares de España, que Cataluña la sienten como propia y les importa.

¿Elecciones?

¿Proclamará Puigdemont hoy la independencia de la República catalana? Probablemente vaya con una fórmula que intente calmar a sus socios de la izquierda, gracias a los cuales es presidente. Posiblemente no logre evitar la supresión urgente de competencias desde el gobierno central, que con toda seguridad se aplicará por completo con la aplicación del famoso artículo 155 si la declaración es expresa.

Incertidumbre todavía. Hay llamadas aún minoritarias a la huelga general de una semana y a la movilización en la calles, esto último por parte del grupo Arran. Muchas llamadas al diálogo. Bastantes probabilidades de una convocatoria de elecciones autonómicas (para Puigdemont “constituyentes”) cuanto antes. Ojalá haya diálogo. Pero ojalá sea un diálogo fuera de los “marcos mentales” y pegados a la realidad. Porque lo que este domingo se vio alto y claro desde Barcelona en todo el mundo es que el intento de una división partiría en dos, con una gran herida, la convivencia en Cataluña, que es difícil ya.

Noticias relacionadas

Galicia vota conservador
España · Ángel Satué
Se ha visto en las elecciones gallegas que el Partido Popular ha conseguido allí maridar regionalismo con la idea de España. ...
19 febrero 2024 | Me gusta 2
Tractores y estado de ánimo
España · Carmen Martínez
La crisis agraria y las políticas europeas han lanzado a los agricultores a protestar provocando el corte de varias carreteras importantes de diferentes ciudades españolas. ...
12 febrero 2024 | Me gusta 4
Cataluña se merece pasar página
Entrevistas · F. H.
Lluis Font es profesor universitario, ha sido diputado del Parlament y presidente del Consejo Escolar de Cataluña. En conversación con www.paginasdigital.es explica por qué considera conveniente la amnistía y cuál es su posición como católico dedicado a la política. ...
7 febrero 2024 | Me gusta 2