Un Gobierno condicionado y poco `revolucionario`

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.092
22 febrero 2014
Matteo Renzi, flamante Primer Ministro a la espera de obtener la confianza de las cámaras, nos había prometido la ´revolución´ en la política italiana pero la elección de su Gobierno nos obliga a ser bastante más prudentes. La realidad es que hubo muy pocas sorpresas, que la elección de ministros estuvo muy condicionada por los apoyos con los que cuenta Renzi, y que hay bastantes pocas figuras de relumbrón.

El nuevo Ejecutivo, como decimos, se apoya en tres fuerzas políticas: el Partido Democrático (de la que Renzi es Secretario General), el Nuovo Centrodestra de Angelino Alfano y la Scelta Civica de Mario Monti. Así, la prensa destacaba dos elementos de este nuevo Gobierno: su carácter paritario (misma cantidad de hombres que de mujeres) por primera vez en la Historia de Italia, y el ostensiblemente rejuvenecimiento del nuevo Ejecutivo, cuya media de edad se sitúa por debajo de los cincuenta años de edad.

Debo reconocer, antes de nada, que hay ciertas cosas que personalmente me gustan bastante poco porque me recuerdan a un nefasto político leonés que presidió el Gobierno de España entre 2004 y 2011: paridad entre hombres y mujeres, jubilación de la ´vieja guardia´ del partido, premio a la lealtad y fidelidad y no al mérito… Renzi ha querido mandar al ´desguace´ a la vieja clase política pero para sustiuirla, en algunos casos, por auténticos mediocres. El caso más claro es lo sucedido en una cartera tan importante como Asuntos Exteriores: una de las políticas italianas de mayor prestigio, Emma Bonino, tiene que dejar su puesto a otra mujer (Federica Mogherini) veinticinco años más joven cuyo curriculum político sencillamente languidece ante el de Bonino.

Además, Renzi no ha podido renunciar a un típico ´golpe de efecto´ de esos que le gustaban a Rodríguez Zapatero y por ello ha hecho lo mismo que éste hace unos años: nombrar por primera vez a una mujer Ministra de Defensa (Roberta Pinotti). En el caso de Renzi, su designación parece bastante más justificada, ya que Pinotti era, a fin de cuentas, la Subsecretaria (´numero dos´ en el caso de los gobiernos italianos) de Defensa en el Gobierno de Letta, y no tenía justificación que siguiera al frente de la misma Mario Mauro porque este había decidido escindirse de la Scelta Civica de Monti y por tanto no tenía sentido su continuidad.

Por otra parte, el Primer Ministro ´in pectore´, debe reconocerse en cualquier caso, se ha encontrado muy condicionado a la hora de configurar su Gobierno, ya que Alfano consiguió mantener tres de las cuatro carteras ministeriales que tenía, de tal manera que repiten Beatrice Lorenzin en Sanidad y Maurizio Lupi en Infraestructuras y Transportes, además del propio Alfano en Interior. Eso sí, Renzi no ha permitido a Alfano continuar como Viceprimer Ministro, quedando el puesto vacante. Mientras, Monti ha conseguido que una de las carteras más importantes (Educación) haya ido a parar a manos de una representante de Scelta Civica, Stefania Giannini.

En todo caso, el ministro que más interesaba saber era el futuro titular de la cartera de Economía y Finanzas, y aquí sí que Renzi ha conseguido un nombre de relumbrón: el de Pier Carlo Padoan, prestigioso economista con cargo en varios organismos internacionales del máximo nivel. 

Por último, Renzi se rodeará de personas de su máxima confianza, como es el caso de Graziano Delrío (nuevo Secretario del Consejo de Ministros), Dario Franceschini (Ministro de Bienes Culturales y Turismo) y la joven (32 años tan solo) María Elena Boschi como ministra sin cartera encargada de Reformas y Relaciones con el Parlamento.

Lo primero será salvar la previsible oposición de su propio partido en el Senado, donde el resultado va a estar muy ajustado, no pudiéndose para nada descartarse que el Gobierno de Renzi no logrará la confianza de la cámara alta. Si finalmente la logra, y una vez pasado el trámite de la Cámara de Diputados (donde aquí sí que no se espera ningún tipo de sorpresas), llegará la hora de la verdad para el nuevo Primer Ministro, que prometió una reforma de calado mensual y cambiar la realidad italiana de aquí a 2018. La pregunta que más de uno se hará sabiendo cómo funciona la política italiana: ¿será capaz de llegar al año 2015? El tiempo lo dirá.

Noticias relacionadas

La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5