Entrevista a Jorge Fernández Díaz, vicepresidente del Congreso, a propósito del manifiesto de Comunión y Liberación sobre el crucifijo

`Un esplendido análisis y recuerdo de la enseñanza básica del catolicismo`

Cultura · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 noviembre 2009
¿Qué le parece el texto del manifiesto que ha publicado Comunión y Liberación sobre la sentencia en contra de la presencia del crucifijo en las aulas? En mi opinión, el manifiesto de Comunión y Liberación sobre la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, prohibiendo la presencia de crucifijos en los centros públicos de enseñanza, realiza un espléndido análisis de la sociedad europea actual y nos recuerda algunas de las enseñanzas básicas del catolicismo que hemos de tener muy presentes.

La Cruz siempre une, nunca separa, nos ha recordado el Papa. Y el cardenal Bertone ha señalado, al respecto de esta polémica, que el crucifijo es "un símbolo de amor universal y de acogida, no de exclusión". Y así parece que lo entienden los italianos -país directamente afectado por la sentencia-, cuando, en reciente encuesta, el 84% se ha manifestado favorable a la permanencia de los crucifijos en las aulas.

¿Cómo valora la afirmación "los crucifijos se pueden quitar, pero no se puede eliminar de la realidad a un hombre vivo"?

El manifiesto dice muy bien que algunos podrían tener el poder para abolir los crucifijos pero no está en sus manos eliminar a los cristianos vivos de la realidad. Y a este respecto, si me permite, voy a citar, de nuevo, encuestas, pero esta vez de nuestro país: el CIS nos acaba de recordar que el 77% de los españoles se definen a sí mismo como católicos frente a un 20% de agnósticos y ateos. ¿Bajo qué principio democrático el 20% se impone al 77% para retirar crucifijos? Una cosa es que se deban respetar las minorías y otra muy distinta es que la minoría imponga sus tesis a la mayoría. Eso no es fruto de la democracia ni de la tolerancia. Es consecuencia del sectarismo e intolerancia de una minoría frente a la tibieza y debilidad de una mayoría que no sólo no sabe defender sus derechos sino que, lo que es peor, no defiende sus convicciones

¿Es pertinente la pregunta de Dostoievski: "Un hombre culto, un europeo de nuestros días, ¿puede creer de verdad en la divinidad del hijo de Dios, Jesucristo?"?

Creo que lo primero que tenemos que recordar es que fueron humanistas cristianos como De Gasperi, Monnet o Adenauer los padres fundadores de esta Europa que, al renegar ahora de sus raíces cristinas, se ha convertido en un proyecto sin identidad.

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo no es un hecho aislado ni es una decisión simbólica. Por el contrario, expresa la culminación de todo un proyecto político y cultural de construcción de una Europa laica alejada de toda dimensión espiritual o trascendente y que encuentra su fundamento en la modernidad surgida de la Revolución Francesa. Como he dicho en otro lugar, se trata de "una sentencia contra Europa".

Noticias relacionadas

La lista del profesor Omero
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Alessandro D’Avenia es un profesor dedicado desde hace más de veinte años a la enseñanza e imparte clases de latín e italiano en un instituto. Es doctor en letras clásicas y ha escrito novelas y ensayos de gran éxito en Italia y otros países. ...
24 junio 2022 | Me gusta 2
Pasolini, Gennariello y las trampas del mundo
Cultura · Giuseppe Frangi
“En 1947 llegó un joven profesor de lengua, pasó lista y se presentó. Se llamaba Pier Paolo Pasolini. En los dos años que pasamos con él fuimos los alumnos más afortunados del mundo. ...
9 junio 2022 | Me gusta 1
En lo más pequeño está lo divino
Cultura · Pierluigi Banna
El papa Francisco ha reconocido a Hugo Rahner (1900-1968) como uno de los maestros que desde su juventud le permitieron identificarse con el carisma ignaciano. Así lo narraba recientemente Santiago Madrigal en un artículo publicado en La Civiltà Cattolica. ...
26 mayo 2022 | Me gusta 0