Un duro golpe a la eutanasia

Cultura · Clemente Ferrer Roselló
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 febrero 2009
Diecinueve años en coma. El polaco Jan Grzebski, de 65 años, ocupó un lugar destacado en los medios de comunicación de todo el mundo. Y por un hecho extraordinario: despertó de su larga ausencia física, que no espiritual.

Ferroviario de profesión, en 1988 sufrió un gravísimo accidente laboral. Y cayó en un profundo coma. Pero despertó y recuperó la conciencia por completo. Dice que durante estos años fue consciente de todo lo que pasaba a su alrededor, aunque no podía moverse ni hablar. Su mujer Gertruda nunca lo abandonó. Su profunda fe en Dios le hacía confiar en un milagro: que su marido y padre de sus hijos volviera a la vida. Ella nunca perdió la esperanza en Dios. Y se opuso rotundamente a la aplicación de la eutanasia, para que Jan no sufriera, le decían. No lo aceptó porque tenía fe y creía que su marido sanaría.

Gran confusión para todos los eruditos que, cegados por su soberbia, creen estar en posesión de la verdad, del bien y del mal, de los destinos del ser humano. Jan afirmó que le debe la vida a su mujer, por la que sentirá un profundo agradecimiento el resto de su existencia. Oía las conversaciones de los médicos y sus científicos comentarios de que no sobreviviría. Y él lo único que quería era vivir. Deseaba ardientemente existir y los médicos planificaban su eliminación. Escuchaba todas las conversaciones de los facultativos. Jan estaba vivo y era consciente de todo lo que sucedía a su alrededor.

No es lícito matar a un ser humano para no verle sufrir o no hacerle sufrir. Nadie puede autorizar la muerte de un ser trascendental, aunque sea un enfermo incurable, agonizante o en estado de coma profundo. Los cuidados paliativos son un remedio para estas situaciones dolorosas.

Juan Pablo II declaró que "la tentación de la eutanasia, adueñarse de la muerte, de modo anticipado y poniendo así fin a la propia vida, se presenta absurda e inhumana. Nos encontramos ante la cultura de la muerte que avanza en las sociedades del bienestar".

Noticias relacionadas

Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 0
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8