Un cuento chino

Cultura · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 junio 2011
En el presente año, el cine hispanoamericano nos ha obsequiado con notables producciones como la argentina Sin retorno (2010) o la venezolana Hermano (2010). La terna la completa Un cuento chino (2011) de Sebastián Borensztein.

La historia gira en torno al cascarrabias dueño de una ferretería, al que se le va la fuerza por la boca, pero que en el fondo tiene buen corazón. Nuestro maniático protagonista se dedica a coleccionar noticias increíbles como la de una china que muere aplastada por una vaca el día en que va a comprometerse con su pareja. Su vida cambiará cuando conozca a ese desgraciado chino, víctima de esa noticia.

La interpretación de Ricardo Darín nos parece fabulosa y repleta de matices. Y es que el actor argentino no se repite nunca y modela sus personajes magníficamente, mostrándose como uno de los mejores profesionales del panorama internacional. La aparición de la actriz Muriel Santa Ana es escasa. Sin embargo, las escenas en las que participa nos parecen entrañables y deliciosas, por lo que nos preguntamos: ¿por qué Roberto se resiste a los encantos de Mari?

Un cuento chino está dirigido por Sebastián Borensztein, conocido por La suerte está echada (2005), y que para ser un realizador con poca experiencia, demuestra un gran acierto en su modo de narrar, sabiendo conjugar el drama y la comedia en su justa medida. Por poner un ejemplo, dosifica perfectamente las situaciones que surgen de la mente del protagonista para que no resulten reiterativas. Tampoco nos podemos olvidar de su guiño cinematográfico a Atrapados en el tiempo (1993) de Harold Ramis.

Por otro lado, podemos decir que se trata de una comedia de valores cien por cien. El largometraje pretende reflexionar sobre la soledad y sobre la necesidad de relacionarnos para alcanzar una buena salud mental y, sobre todo, para conseguir un cierto grado de bienestar o felicidad.

La cinta demuestra que detrás de una persona huraña se puede encontrar un ser sensible que se siente insatisfecho cuando actúa de manera brusca. Por esa razón, destacamos la capacidad de Mari para ver más allá de lo evidente y descubrir lo positivo del interior del ser humano.

Por último, la película habla del problema de la incomunicación y del modo de eliminar barreras para lograr el encuentro entre personas.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 0
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6