Ucrania: ¿qué está en juego?

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.430
6 abril 2014
Los acontecimientos que se han sucedido en los últimos meses en Ucrania, desde las primeras manifestaciones en la plaza Maidan de Kiev hasta la huida del Presidente Yanukovich y la anexión de la península de Crimea a Rusia, han conmocionado a Europa y al mundo.

Los acontecimientos que se han sucedido en los últimos meses en Ucrania, desde las primeras manifestaciones en la plaza Maidan de Kiev hasta la huida del Presidente Yanukovich y la anexión de la península de Crimea a Rusia, han conmocionado a Europa y al mundo.

Muchos hablan de una crisis desconocida en territorio europeo desde la caída del muro de Berlín. En estos meses se multiplican los análisis geoestratégicos sobre el nuevo papel de Rusia, que exhibe su fuerza y pretende extender su influencia con aromas de nostalgia imperial, produciendo lógica preocupación en Polonia y los Países Bálticos. También se pondera la falta de reacción de la Unión Europea, incapaz de una política común efectiva e inmersa en una crisis cultural y moral que afecta a su propia identidad y a su papel en el mundo. Por otra parte se cuestiona el liderazgo de los Estados Unidos, a los que la administración Obama habría llevado, según algunos, a una irrelevancia creciente en la escena internacional.

Pero siendo interesantes todos estos factores, hay uno que nos resulta especialmente provocador, y sin embargo apenas aparece en las crónicas y análisis de los Medios. ¿Qué experiencia humana ha dado lugar al fenómeno ya histórico de la plaza Maidan? A través de numerosos testimonios, de relaciones y amistades tejidas estos años, hemos podido conocer algo del corazón de esta experiencia que ha llevado a hombres y mujeres de las más diversas procedencias a plantarse frente a un poder despótico heredado de la época soviética, a desear unas relaciones basadas en la verdad, a construir una convivencia que recoja la gran herencia de la tradición cristiana, que en Ucrania se alimenta de ambos pulmones, oriental y occidental. Esta experiencia se ha desarrollado en un contexto duro y no exento de contradicciones, pero nos parece importante rescatar su originalidad en este momento en que todo parece reducirse a caricaturas ideológicas y equilibrios de poder.

Constantin Sigov, profesor universitario en Kiev, personalmente comprometido en los acontecimientos de la plaza Maidan ha descrito el nuevo movimiento que se ha generado allí y la novedad que ha insertado en el ánimo de la sociedad ucraniana. Sin despreciar los aspectos políticos y estratégicos que en estos momentos están implicados, una experiencia plena de humanidad, cartada de una promesa que puede llegar a ser para toda Europa.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 4
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5