10:00 Jueves 28 RENUNCIA BENEDICTO XVI

Tú sabes que te quiero

Mundo · José Luis Restán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
28 febrero 2013
"¡Benedicto es demasiado puro, demasiado inocente, demasiado santo!". Así se ha expresado el periodista Paul Badde en Die Welt tras la última gran lección del papa alemán. Reconozco mi simpatía inmediata por esta exclamación que nace del espectáculo que contemplamos ayer. Ciertamente en el caso de Joseph Ratzinger la pureza y la inocencia son el misterioso reverso de una inteligencia portentosa. Pero cuidado: sería un error atribuirlas a la mera genialidad personal. Sería una paradoja que exaltándole (finalmente, Dios mío, finalmente) traicionáramos lo que él mismo nos señala de manera incansable.

´¡Benedicto es demasiado puro, demasiado inocente, demasiado santo!´. Así se ha expresado el periodista Paul Badde en Die Welt tras la última gran lección del papa alemán. Reconozco mi simpatía inmediata por esta exclamación que nace del espectáculo que contemplamos ayer. Ciertamente en el caso de Joseph Ratzinger la pureza y la inocencia son el misterioso reverso de una inteligencia portentosa. Pero cuidado: sería un error atribuirlas a la mera genialidad personal. Sería una paradoja que exaltándole (finalmente, Dios mío, finalmente) traicionáramos lo que él mismo nos señala de manera incansable.

Decía la pequeña Teresa de Lisieux, la gran doctora: ´Cuando soy caritativa, es Cristo quien obra en mí´. Y el Papa Benedicto no ha cesado de repetirlo: es el Evangelio escuchado y acogido, es la gracia de Dios distribuida por la Iglesia lo que da fruto en la vida. En la suya ciertamente lo ha dado, y así resplandece ante un mundo que observa descolocado y conmovido.

Cuántas veces lo he visto suceder ante mis ojos de periodista estos años. Que la voz suave y fuerte del Papa acallaba la tormenta en cuanto se dejaba oír. Recuerdo las semanas previas al viaje que le llevaría a Inglaterra y Escocia. Pocas veces se ha visto una inquina semejante contra el Sucesor de Pedro: mofas, calumnias, vituperios, manifestaciones en la calle, basura contra el rostro del Vicario de Cristo. No era la legítima discrepancia, el debate razonado frente a las incómodas propuestas de la Iglesia: era un odio mezcla de resentimiento e ignorancia que amenazaba contaminar todo el clima social ante la visita. Pero llegó Benedicto y en cuanto su verdadero rostro y sus palabras ocuparon la escena la mar brava se calmó. Recuerdo que entonces titulé: ´Se acabaron los esperpentos, ahora habla el Papa´. Y aquella visita que parecía encanallada nos brindó algunas de las imágenes más bellas del pontificado, especialmente en la vigilia de Hyde Park, donde cien mil jóvenes oraron con velas encendidas mientras su pastor permanecía arrodillado frente a Jesús eucaristía.

Y lo mismo sucedió en Berlín, en Nueva York o en París. ¿Demasiado puro, demasiado inocente? ¡No demasiado!: simplemente cristiano, sencillamente conquistado por esa Luz que es a la vez verdad y belleza, razón y amor. Cautivado por un rostro presente al que ha seguido cada hora de su vida: ´sí, Señor, tú sabes que te quiero´                             

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 1
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4