Trinjtje Oosterhuis y Leonardo Amuedo, versiones ´soul´ y ´funky´ de siempre

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
13 julio 2011
Con los arpegios cristalinos de la guitarra de Leonardo Amuedo comienza uno de los grandes temas del "soul", Never can say goodbye (Jamás podré decir adiós) versionado en muchas ocasiones y de nuevo por la holandesa Trijntje Oosterhuis, poco conocida en España pero que gasta una maravillosa voz sinuosa que camina por las aberturas del alma para cubrirla con suave bálsamo para continuar por la epidermis azuzando los sentidos.

El disco lo grabaron ambos en 2009 y cuenta con versiones de temas compuestos por grandes del "soul" y del "funky" y fue uno de los trabajos en los que se embarcaron Oosterhuis y Amuedo, cuyo resultado es un lirismo que nos sale al encuentro en cuanto inician el tema que da nombre al álbum, que compusiera Clifton Davis, y grabado originalmente en 1971 por The Jackson Five. Posteriormente, otra diva, Gloria Gaynor, lo hizo grande y muchos más incluyeron este tema en algunos de sus discos, como Isaac Hayes, Stevie Wonder, The Comunards y nuestra Paloma San Basilio, entre otros.

Este Never… está henchido de naturaleza como si fuera un acogedor y reposado jardín inglés de los libros de Chesterton, regido por la cantarina princesa Ooterhuis, acompañada por el "riachuelo" Amuedo y el canto de las hadas (los coros son magníficos). En un juego de armonías de templado colorismo, sustentado en directas melodías sin artificios en las que sobresalen la voz y la guitarra de ambos artistas, el recorrido por este parque de emociones va unificando, suavizando y reparando las tensiones de la vida cotidiana.

En cuanto a los intérpretes, Trijntje Oosterhuis (Holanda, 1973) es una de las nuevas voces del jazz del panorama musical holandés, que grabó en 1999 su primer disco y que ha sacado en 2011 su séptimo trabajo, Sunday in New York. Leonardo Amuedo nació en Uruguay y dio sus primeros acordes a los cuatro años. A los 17 comenzó a estudiar teoría musical. En 1990 se mudó a Holanda, donde trabajó con artistas y grupos de renombre como Trijntje Oosterhuis (con quien estableció una sociedad en muchos trabajos), Fernando Lameirinhas, Metropole Orchestra, Bacan, Dulce Pontes, Thijs van Leer, Sticks&Strings.

Noticias relacionadas

La medicina personalizada y la farmacogenómica
Cultura · Juan Carlos Hernández
En el último libro de Nicolás Jouve, El mensaje de la vida: Credo de un genetista (Ed: Encuentro), el catedrático de Genética aborda varias cuestiones sobre bioética de gran actualidad desde una perspectiva multidisciplinar. ...
13 julio 2021 | Me gusta 8
Dónde renace una democracia efectiva
Cultura · Massimo Borghesi
Varias causas han provocado una debilidad minimalista al modelo democrático. El primado del libre mercado ha vaciado del significado el ideal construido tras la Segunda Guerra Mundial....
8 julio 2021 | Me gusta 17