Tras los resultados de las elecciones

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 85
8 noviembre 2017
Es evidente que la coalición opositora en ningún momento se planteó este escenario, en ningún momento la oposición se preguntó: «¿Qué hacemos si el régimen hace trampa y se queda con la mayoría de las gobernaciones? ¿Cómo podemos demostrar ese hipotético fraude? ¿Cómo podemos usar esta trampa a nuestro favor para dejarlos en evidencia frente al mundo?». La oposición nunca pensó en una derrota en las elecciones, estaban seguros de que no había manera de que el régimen los venciera en una contienda electoral; y así fueron a los comicios, sin un plan de acción, sin una estrategia, sin una respuesta ante una astuta trampa de parte del gobierno.

Es evidente que la coalición opositora en ningún momento se planteó este escenario, en ningún momento la oposición se preguntó: «¿Qué hacemos si el régimen hace trampa y se queda con la mayoría de las gobernaciones? ¿Cómo podemos demostrar ese hipotético fraude? ¿Cómo podemos usar esta trampa a nuestro favor para dejarlos en evidencia frente al mundo?». La oposición nunca pensó en una derrota en las elecciones, estaban seguros de que no había manera de que el régimen los venciera en una contienda electoral; y así fueron a los comicios, sin un plan de acción, sin una estrategia, sin una respuesta ante una astuta trampa de parte del gobierno.

Esto fue un grave error, un gravísimo error, y los errores, sobre todo en la política, se pagan muy caro. Cerca de las 10 de la noche se anunciaron los resultados que confirmaban una aplastante victoria del chavismo sobre la oposición, eso que nadie se había imaginado, eso que ninguna encuestadora había predicho, ese escenario que ningún líder opositor se planteó era la realidad que teníamos en ese momento.

Luego de los resultados de las elecciones había un pensamiento común en los venezolanos: «esperemos las declaraciones de la oposición». Pasaban los minutos, minutos que se convirtieron en horas y la oposición seguía en silencio, tuvimos que esperar hasta la madrugada del día siguiente para escuchar una desanimada denuncia de fraude que no tenía ninguna prueba. Evidentemente, los líderes opositores estaban tan sorprendidos como los venezolanos por los resultados de esa noche, quizás aún más.

Lo que siguió a esto fue una total fractura de la oposición en el país. Lo que hace algunos meses se conocía como la Mesa de la Unidad Democrática ya no existe, es una organización que ahora tiene muy poca credibilidad de parte de los venezolanos; y es que luego de las elecciones los gobernadores opositores electos prometieron no arrodillarse ante la fraudulenta asamblea nacional constituyente, sin embargo el pasado 23 de octubre, tras varias amenazas de parte del gobierno, cuatro de los cinco gobernadores opositores acudieron a este ente espurio para juramentarse, violando así la Constitución de Venezuela una vez más. Luego de esto, luego de ver a quienes prometieron enfrentar al gobierno arrodillarse ante él, la confianza en la oposición está por los suelos, las personas que quieren un cambio en el país se sientes huérfanas de un líder con fuerza y credibilidad. Por si fuera poco, durante el último mes hemos visto a Henrique Capriles atacando públicamente a Ramus Allup, hemos visto a María Corina Machado y a Raúl Almagro criticando a quienes decidieron participar en las elecciones, a partidos políticos enteros diciendo que no volverán a participar en comicios electorales con las condiciones actuales; en fin, hemos visto cómo la oposición se consume a sí misma mientras el gobierno consigue aquello por lo que ha luchado durante los últimos años: tiempo.

Ha pasado más de un mes luego de las elecciones y el gobierno se ha fortalecido a partir del debilitamiento de la oposición, ahora las perspectivas apuntan a que el gobierno permanezca en el poder. Sin una oposición seria, unida y organizada es muy difícil tumbar una dictadura. Mientras tanto, los problemas de los venezolanos siguen empeorando, cada vez más niños mueren en los hospitales porque no tienen qué comer, cada vez hay menos comida y menos medicina, y por si fuera poco, oficialmente Venezuela vive una hiperinflación. Según Econométrica, la inflación del mes de octubre en Venezuela fue del 50%.

Es por esto que, ahora más que nunca, los venezolanos debemos recordar que la política no se reduce a unas elecciones o que tal o cual partido tenga el poder dentro del país, ahora más que nunca debemos recordar que nuestro trabajo tiene una incidencia política enorme. Después de todo, como dice Fernando de Haro, «a veces el cambio propiciado por el poder de los que no tienen poder tarda en llegar».

Tengamos paciencia, tengamos esperanza.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 4
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5