Todas las canciones hablan de mí

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
7 diciembre 2010
El hijo de Fernando Trueba, Jonás, debuta como director en esta comedia romántica madrileña sobre una pareja, Andrea y Ramiro, que han terminado su relación después de seis años de noviazgo. Dejan de vivir juntos y cada uno inicia una nueva andadura. Pero no les resulta fácil olvidarse mutuamente.

Este romance interpretado por un correcto Oriol Vila y una excelente Bárbara Lennie hace una descripción precisa de la confusión afectiva en la que vive instalada la postmodernidad. El film hace explícita la filosofía de que no es posible un amor duradero, y su propuesta final es dar valor sólo al instante presente, sin tratar de dar al amor una proyección de futuro. Dicha precariedad de proyecto conlleva necesariamente una urgencia de encuentros sexuales esporádicos y puramente evasivos. Al final, se trata de un escepticismo que genera en los personajes una inseguridad sentimental, y que se traduce en una existencia errática, sin consistencia. En este sentido, el film es muy honesto al reproducir lo que vive una gran parte de los jóvenes.

Más decepcionante es el aspecto formal del film. Tiene un tono pretencioso que llega a ser pedante, subrayado por una cargante voz en off, y un uso de la música que se impone avasalladora sobre la narración. Aparte de la música, el intento de justificar el título de la película somete al espectador a un recital de canciones monotemáticas que empantanan su ritmo dramático. La oscura fotografía de Santiago Racaj perjudica en ocasiones el seguimiento mismo de las escenas, y se nota demasiado el deseo de imprimir un "estilo" personal visual al film (el uso del fuera de campo, los planos que combinan realidad y onirismo, las interminables panorámicas…). Por otra parte, la decisión de dividir en capítulos la historia es innecesaria y despista más que ayuda. En fin, si Jonás Trueba es más sencillo la próxima vez, hará una película mejor que ésta.

Noticias relacionadas

Sciascia y las novelas sin culpables
Cultura · Joshua Nicolosi
Normalmente, las novelas policiacas acaban con los casos resueltos, los culpables castigados y el orden restablecido. Pero aquí pasa más bien lo contrario, y parece que nada es más huidizo y engañoso que la verdad...
28 octubre 2021 | Me gusta 1
EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2