Corea del Norte

Tierra de terror, tierra de persecución

Mundo · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 abril 2013
La amenaza de una guerra ha provocado que todos nos fijemos ahora en Corea del Norte. Pocos saben que es un país en el que el régimen comunista provoca un estado de terror y de hambre difícil de imaginar. La carrera nuclear que Pyonyang mantiene desde hace años ha generado un empobrecimiento drástico de la población que vive en un régimen de economía centralizada. Faltan alimentos básicos y se han detectado 10.000 casos de canibalismo en las provincias del norte. El año pasado el Institute for National Unification, situado en Seúl, informó de que un hombre había sido ejecutado por haberse comido parte de uno de sus colegas y había tratando de vender el resto del cuerpo como si se tratase de carne de cordero. Otro fue ejecutado por matar a 11 personas y por haber vendido sus cuerpos como carne de cerdo. En los años 90, una hambruna terrible, conocida como el Arduous March, se estima que murieron hasta 3.500.000 personas.

Cáritas Internationalis ha hecho llamamientos a la comunidad internacional "para no descuidar a millones de personas que padecen hambre en el país asiático". Inundaciones, un duro invierno, la infraestructura agrícola deficiente y el aumento de precios de los alimentos han dejado a dos tercios de la población total (24,5 millones de personas) sin alimentos suficientes.

Naciones Unidas investiga en este momento uno de los mayores atentados contra los derechos humanos que se producen en el planeta: hay indicios muy fiables de que en el país hay prisioneras más de 200.000 personas en campos de reeducación, llamados kwanlisos. Son una especie de gulags para aquellos que se muestran críticos. Las extremas condiciones en las que viven los reclusos provocan que uno de cada cuatro mueran. Muchos de los detenidos no han cometido ningún delito, y su única "culpa" es estar vinculados a personas consideradas desleales al régimen. Enfermedades como la neumonía y la tuberculosis están muy extendidas, pero no hay tratamiento médico para los prisioneros. Se ven obligados a trabajar enfermos y, si no son capaces de trabajar, son enviados a los sanatorios a esperar la muerte. También son frecuentes las torturas, violaciones y ejecuciones extrajudiciales. Entre los privados de libertad hay 40.000 cristianos por el solo hecho de afirmar su fe. Para evitar la persecución los cristianos de Corea del Norte han tenido que crear las llamadas "iglesias domésticas". 

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3