The lovely bones

España · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Peter Jackson regresa a las pantallas con The lovely bones (2010), tras varios años de descanso, después de su último trabajo sobre King Kong (2005). La trama gira en torno a una niña, llamada Susie Salmon, que es asesinada por un despiadado psicópata y lo que hace su familia para desvelar el crimen. Desde su cielo lucha por mantener los vínculos que todavía le une con sus seres queridos.

Tanto la interpretación de Saoirse Ronan como del nominado al Oscar Stanley Tucci nos parecen sobresalientes, mientras que la actuación de Mark Wahlberg es aceptable. Como dato curioso, el citado actor lloraba a lágrima viva para una de las escenas de la cinta. El director le pidió contención porque su lagrimeo era incontrolable. Por otra parte, Rachel Weisz rechazó la participación en el rodaje de la tercera parte de la momia para colaborar con este film.

¿Cuál es el mérito de este largometraje de corte fantástico? Pues que el cineasta consigue atraparte totalmente con la investigación del crimen, con la historia de amor y con el retrato familiar. La familia aparece como el elemento esencial del relato. Se trata de una de las claves de la cinta porque no pierden la esperanza en ningún momento hasta que se resuelva o no todo lo relacionado con la trágica muerte de la niña.

La cinta reflexiona sobre las distintas formas de aceptar una situación extrema y los vínculos que nos unen a un ser querido hasta que los recuerdos van desapareciendo. Da la impresión de que el realizador piensa que las personas fallecidas no son libres para marcharse definitivamente mientras que el recuerdo pervive en los que le sobreviven.

Están muy bien captados los diferentes modos de asumir una situación dramática tan tremenda, coincidiendo plenamente con la realidad española, donde este tipo de crímenes se repiten año tras año y en el que observamos las distintas formas de reaccionar de sus familiares.

Entre los aspectos más negativos de la producción, basada en la novela de la escritora Alice Sebold, que sufrió una violación y cuyo relato, por tanto, tiene mucho que ver con su experiencia, destaca la visión panteísta que Peter Jackson ha transmitido a su obra. La óptica de cielo de Jackson resulta muy particular, ya que Dios no aparece. Esto se puede entender porque el cineasta no se considera una persona religiosa. Él afirma que posee una visión más científica, considerando la muerte como un paso de una dimensión a otra. Por otro lado, las escenas del maravilloso mundo de Susie recuerdan a la casa de la pradera por su cursilería.

Finalmente, nos vamos a encontrar con una entretenida cinta, que no llega al notable, y en la que el perdón tiene algo que decir.

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2