The Black Crowes siguen volando

España · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Sutilezas acústicas forcejean y se entremezclan con sonidos más rotundos capitaneados por la voz de tenor de Chris Robinson, mientras su hermano Rick dibuja con su eléctrica, más comedida de lo habitual, algunas de las señas de identidad de The Black Crowes (Los Cuervos negros) en Croweology, con el que me topé hace unos días para reencontrarme con esta banda estadounidense y en cuyo trabajo retoman templadamente su habitual "blues rock".

Para mí ha sido un tonificante reencuentro con la banda de Atlanta, tras una temporada sin prestarles mucha atención, pues me enganchó en la piel su engranaje sincrónico en el que con más o menos naturalidad, van escalonando la entrada a coros con pequeñas melodías de acústicas y eléctricas, violines, armónica, teclados, percusión… toda una orquestación servida en bandeja para la dirección de voz del rotundo Chris, que impone su calorífico torbellino del que se sabe protagonista y que, junto con su hermano, dirige sin fisuras la formación. Demasiado carisma, el de ambos, que les ha alejado durante algunos años para seguir caminos distintos.

Los entusiastas del grupo esperaban más, según se desprende de todos los rincones de internet. Para muchos de ellos, los Cuervos estuvieron muy cerca de abanderar la versión sudista de los Rolling Stones (los llegaron a talonear) cuando comenzaron poderosamente su andadura a mediados de los ochenta, luego concretada en Shake your Money maker (1990) y con The Southern Harmony and Musical Companion (1992), sus dos mejores álbumes. y observan, con pesar, que no han cumplido sus expectativas tras disfrutar de aquel descomunal comienzo.

En mi caso no era así, pues mi relación con ellos ha sido de pocos años atrás, vislumbrando en ellos una originalidad que anda escasa y que me retrotae a otras sobresalientes bandas de rock del sur de los Estados Unidos como Allman Brothers o Lynyrd Skynyrd. Por esta razón, me quedé arrollado cuando comenzó a sonar Jealous again, Share the ride, Downtown money waster, Hotel illness o Morning song… un vendaval condensado de blues, rock, folk y, también, gospel.

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 0
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6