Subsidiariedad frente a estatización

Mundo · Ovidio Pérez Morales, ex presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (Caracas)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 junio 2010
En la lógica estatizante del proyecto comunista "Socialismo del S.XXI" de Venezuela está en marcha una desenfrenada carrera oficial para absorber las más diversas obras y empresas que están en manos de particulares (individuos, grupos, asociaciones). No se trata aquí, propiamente hablando, de una "socialización" o "colectivización", sino de un monopolio del Estado, entendido como control gubernamental de sentido ideológico-partidista, con su polarización última en el "líder supremo".

Lo predominante en todo este proceso centralizador no es, en definitiva, la suerte de la gente y, en particular, de los trabajadores y de los pobres, a quienes se exhibe como bandera, sino el fortalecimiento del poder hegemónico. Porque, ya de entrada, a los ciudadanos se los considera, de facto, como simples súbditos para dividirlos, de inmediato, en partidarios/enemigos, según la adhesión/disenso con respecto al proyecto oficial ("revolución").

Frente a una concepción estatizante, que prioriza así una total centralización, es preciso reafirmar y defender la subsidiaridad, uno de los principios fundamentales que debe regir una sociedad personalizante y, por ende, promotora de subjetividad y comunitariedad. Con todo lo que esto conlleva de corresponsabilidad y participación.
El principio de subsidiaridad figura, por tanto, "entre las directrices más constantes y características de la doctrina social de la Iglesia", como enfatiza el Compendio de la misma, publicado por el Pontificio Consejo Justicia y Paz (2004), y el documento "La contribución de la Iglesia a la gestación de una nueva sociedad" (2006) del Concilio Plenario de Venezuela.

El Compendio describe así la subsidiaridad: "Conforme a este principio, todas las sociedades de orden superior deben ponerse en una actitud de ayuda (subsidium) -por tanto de apoyo, promoción, desarrollo- respecto de las menores" (No 186).
Caricaturizando este principio, se podría formular así: el pez grande respalda al chico.
Los cuerpos sociales intermedios están llamados a actuar, sin ceder indebidamente sus funciones a otros superiores. De lo contrario, éstos terminarían por debilitarlos o eliminarlos, contrariando su dignidad propia y afectando su espacio vital. Por su parte, los cuerpos superiores tienen que reconocer y apoyar a sus "inferiores", nunca minusvalorarlos o excluirlos. Pensemos, por ejemplo, en lo que significa la adecuada relación entre una comunidad pequeña o una asociación de vecinos y su alcaldía, y entre ésta y la respectiva gobernación. Lo que puede hacer la base no tiene por qué asumirlo la cúpula.

El principio de subsidiaridad concreta en el plano operativo la primacía que se debe dar a la persona y a sus organizaciones inmediatas o próximas, a los cuerpos intermedios, en el proceso social. La aplicación coherente de dicho principio concreta de modo efectivo la democracia en los distintos ámbitos del quehacer social.

Resulta particularmente oportuno insistir en la subsidiaridad cuando en el país se busca desarrollar un "poder comunal". Un poder tal, manejado en el marco de la Constitución y en concordancia con las exigencias de una auténtica subsidiaridad, puede constituir una valiosa herramienta de desarrollo integral de la nación. De otro modo se convertirá en una simple correa de transmisión del poder centralizado.

La subsidiaridad funciona con un Estado promotor. Se paraliza con uno totalitario.

Noticias relacionadas

Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Lo predominante en todo este proceso centralizador no es, en definitiva, la suerte de la gente y, en particular, de los trabajadores y de los pobres, a quienes se exhibe como bandera, sino el fortalecimiento del poder hegemónico. Porque, ya de entrada, a los ciudadanos se los considera, de...
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3