Debate sobre el manifiesto de la CdO para las elecciones europeas

Subsidiariedad es reconocer la primacía natural de la sociedad civil

España · Jesús Trillo, ensayista
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
27 mayo 2009
Creo que el manifiesto de la CdO sobre las próximas elecciones es una buena iniciativa y recoge las tres ideas básicas que hoy están en crisis en Europa: la libertad de educación, el derecho a la vida y el principio de subsidiariedad en la economía. No obstante, hay que incidir que en Europa se ha instalado un cómodo sincretismo, que puede concretarse en lo llamado políticamente correcto en el que se encuentran cómodos los políticos que integran el sistema de uno y otro bando, y que efectivamente obedece al relativismo moral y al nihilismo ontológico. Mientras no se acabe con esa actitud Europa acabará disolviéndose.

El  principio de subsidiariedad implica toda una concepción de la política y de la economía, contraria al estatismo propio del socialismo. Significa que prevalecen los derechos de las personas frente al Estado, y no al contrario. Significa que la iniciativa privada es la que desarrolla la economía y no la pública. Significa que el Estado no puede actuar en la economía si la sociedad se basta por sí misma. Pero lo más importante de todo es que significa el reconocimiento de una realidad natural anterior al Estado: la sociedad civil. Ésta es el soporte, la realidad sobre la que se asienta el Estado como un instrumento a su servicio, para garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos y de la sociedad civil. Esto nada tiene que ver con el estatismo propio de lo políticamente correcto que impera en la UE, que cada vez más tiende a sustituir al Estado nacional por la burocracia europea, ahogando la iniciativa de la sociedad civil.

Tal vez echo en falta en el texto del manifiesto una reivindicación del carácter democrático, en el sentido de representativo, del Parlamento Europeo. Institución ridícula, carente de contenido y de articulación política en el entramado europeo. En este parlamento los miembros de uno y otro bando se sientan cómodamente instalados en un común denominador raquítico y tibio llamado políticamente correcto, del que hasta ahora no han sido capaces de salir. Esto se traduce en políticas como la del calentamiento global, contrarias a cualquier enfoque racional de la energía en Europa. La asunción de la ideología de género, con complejo de machismo, que tiene atenazados a los hombres, y activas a las feministas radicales que cada vez más integran el grupo socialista. No hay ni un solo parlamentario que haya sido una voz novedosa, o que se haya salido del carro, cuando así lo ha hecho ha sido expulsado. En conclusión: yo votaré pero no por el Parlamento Europeo, sino por razones políticas nacionales de otro tipo.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3