Sorrentino y el fantasma de Leopardi

Cultura · Cecilia Ricci
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 408
4 marzo 2014
Tras semanas de anuncios, previsiones y premios – entre ellos el EFA y el Globo de Oro – llegó también puntual a su cita el Oscar como mejor película extranjera a La gran belleza. ¿Pero qué es lo que se premia en esta película?

Tras semanas de anuncios, previsiones y premios – entre ellos el EFA y el Globo de Oro – llegó también puntual a su cita el Oscar como mejor película extranjera a La gran belleza. ¿Pero qué es lo que se premia en esta película?

¿El retrato despiadado y muy realista de una alta burguesía romana perdida entre el lujo desenfrenado y el vacío de rituales festines a base de sexo y cocaína? ¿O el corazón herido de Jep Gambardella, su conmovedora búsqueda de la Belleza, de un sentido último que ponga fin a su miseria y lleve a cumplimiento su espera? ¿O más bien la falta de una respuesta que satisfaga plenamente su sed de verdad, la ausencia de un encuentro real capaz de abrazar la nostalgia feroz de significado de Jep y de invertir la marcha de su camino?

La sombra de un fantasma gira alrededor de toda la película. Y no me refiero a la de Federico Fellini sino a la de Giacomo Leopardi. Nadie mejor que él relató en A su dama el drama de la búsqueda en vano de la Belleza, el cruel deseo de algo que permanece siempre desconocido (Poder mirarte viva / mi corazón no espera / (…) Mas no hay cosa / que aquí se te asemeje, y aunque alguna / recordase tu rostro, nunca fuera / en actos y en palabras tan hermosa).

También la vida de Jep Gambardella, que durante años se arrastra entre una pista de discoteca al aire libre y la búsqueda continua de un aturdimiento que soterre la conciencia de su miseria, que arde por una espera inexorable. En un breve e intenso diálogo con una monja, Jep confesará la razón última que le animó, muchos años atrás, a interrumpir su actividad como escritor: “Buscaba la Gran Belleza pero no la encontré”. Ni siquiera el recuerdo nostálgico de un amor juvenil, su única experiencia de incontaminada pureza, ya cristalizada en el pasado, puede responder plenamente al grito de Jep.

Así, tras las incrustaciones y los falsos esteticismos de la sociedad postmoderna, Jep comparte la misma y dramática conciencia que Leopardi (No poder estar satisfecho con ninguna cosa terrena, ni siquiera con la tierra entera (…) todo es poco y pequeño para la capacidad del propio ánimo – Zibaldone). El corazón herido de Jep es lo que, tal vez, da valor a la película, salvándola del propio Sorrentino y de sus intentos narcisistas y autocomplacientes de representar la conciencia del vacío.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 0
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6