Sin retorno

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 febrero 2011
Después de trabajar en innumerables películas con Marcelo Piñeyro, su ayudante de dirección Miguel Cohan afronta su primer largometraje como director y guionista, y lo hace triunfando en el último Festival de Valladolid. La película nos cuenta lo que le ocurre a Federico cuando es acusado de un homicidio por equivocación. Mientras, el verdadero culpable, un joven llamado Matías, decide ocultar la verdad amparado por la complicidad de sus padres. Los medios de comunicación contribuyen a señalar a Federico como el autor del atropello y fuga que costó la vida a Pablo.

La película propone una inteligente reflexión sobre los límites de la justicia humana, y el valor de la responsabilidad y culpa personales. Aunque no es la primera vez que se aborda esta cuestión -recordemos Antes y después, de Barbet Schroeder-, lo cierto es que Miguel Cohan lo hace con mucha frescura, con un guión lleno de matices, y con una resolución interesante, realista y abierta. Además es muy oportuna la crítica que se hace de una justicia condicionada por la interferencia de los medios de comunicación.

Sin retorno está muy bien rodada e interpretada, y aunque es más bien un drama, mantiene una tensión y suspense propios del mejor thriller. Leonardo Sbaraglia y Federico Luppi hacen muy bien su trabajo, como es habitual, pero la sorpresa es el joven Martin Slipak, que encarna muy bien el peso de la conciencia. Sin duda una película que no sólo cuenta bien las cosas, sino que tiene cosas interesantes que contar.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2