Silencio y soledad

Cultura · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.237
17 enero 2015
La lectura, el silencio y la soledad, íntimamente unidas

El jueves asistí en la Casa del Lector al diálogo entre Pablo d`Ors, autor de Biografía del silencio (Breve ensayo sobre meditación) editado por Siruela, y Antonio Basanta, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Volví contentísima a mi casa, por varias razones. La primera, porque fue un diálogo de gran calidad intelectual, humana y espiritual, en el sentido más amplio del espíritu. La segunda porque se habló de algo que normalmente decimos los que  nos dedicamos a la difusión de la lectura, y que yo personalmente repito machaconamente desde hace años, a los futuros maestros y profesores , a los que trato de formar. 

La lectura es una actividad que se realiza en silencio y en soledad. Como vivimos en una sociedad fundamentalmente ruidosa y ´conectada´, hay que educar en el silencio y en la soledad. Dicho de otro modo, como señala D`Ors, es fundamental aprender a estar consigo mismo.

Cuando a mis alumnos les digo que quien no asume la soledad, que forma parte de la condición humana, no asume tampoco al otro, me miran como si acabara de aterrizar del planeta Marte. Tengo que decir que me siento muchas veces como el personaje de Mendoza, Gurb. Comprendo que los años pasan, uno se hace mayor y habla de cosas que nada tienen que ver con lo que hoy ocurre, pero cuesta asumirlo.

¿Por qué no se lee? ¿Por qué los índices de lectura en España son tan bajos? Sobre esto se escriben ríos de tinta, pero no terminamos de resolver este problema en un país que deja mucho que desear en lo que a elaboración y desarrollo de un discurso se refiere. La educación debería trabajar todos estos temas, a ser posible de forma real. Está claro que en la escuela y el instituto hay que enseñar a leer y escribir y además, a pensar. ¿Se hace todo esto? Para lo cual, algo tan elemental como que el que enseña, sepa todo lo anteriormente dicho, con lo que volvemos inevitablemente a la formación del profesorado, al que hay que dar las armas que se le dice, debe utilizar.

Leer, me da igual en papel que en formato digital, requiere en primer lugar un acto volitivo. ¿Quiero leer? Tengo que buscar el libro, cogerlo entre mis manos, sentarme, lo que significa parar, y abrir sus páginas para sumergirme en otro mundo. ¿Estoy dispuesto a ello?

Los niños sí, pero no siempre se acierta en cómo se les presenta la lectura.

Los adolescentes lo están igualmente cuando se les presentan libros de su interés, sin embargo, es en Secundaria cuando se pierde el deseo de leer. ¿Por qué se introducen de forma obligatoria en el currículo de Lengua lecturas, para examinar sobre lo leído? Este es el fallo mayúsculo que nadie resuelve. ¿Interesa resolverlo? ¿Y si nos da a todos por leer y por tanto, por pensar?

Los adultos que nunca encuentran tiempo para leer, se diría que no quieren. Pennac, en su famoso ensayo, Como una novela, habla de la lectura robada al tiempo, tal y como se le roba al tiempo,  el amor.

Volviendo al silencio y a la soledad. Si bien en los primeros años de lectura e incluso después, conviene que el adulto lea en voz alta, los oyentes, sean uno o varios, estarán igualmente sentados = parados, en silencio = callados y en soledad= aislados; porque aunque se hayan colocado en círculo, su imaginación vuela individualmente hacia otro mundo, el de la palabra que escucha atentamente y la imagen que se representa es individual, así como el efecto que las palabras producen.

Educar en el silencio y en la soledad es educar para ser uno mismo, para reflexionar, para pensar y como añadiría Pablo d`Ors, para meditar. 

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9