Shutter Island

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
16 febrero 2010
Martin Scorsese afronta un dificil thriller psicológico con Shutter Island, un film protagonizado por unos solventes Leonardo di Caprio, Mark Ruffalo y Ben Kingsley, y basado en la novela de Dennis Lehane, autor de Mysic River. La película arranca con la historia de Teddy Daniels, un agente de los US Marshall que, a principios de los cincuenta, se desplaza a una isla de Boston donde se sitúa una penitenciaría psiquiátrica en la que están los criminales psicópatas más peligrosos. El agente Daniels llega con la misión de encontrar a una interna desaparecida de forma misteriosa.

La película, rodada con mucha fuerza y poseedora de una potente puesta en escena, afronta una narración muy difícil de armar, y de hecho no siempre lo consigue. Aunque el mérito es evidente, la película se mueve por la cuerda floja de lo dramáticamente plausible, y momentos muy brillantes conviven con otros demasiado artificiosos, siendo la primera parte la más solvente. No obstante, la fotografía, la música y la dirección de actores son memorables. Destacan secundarios como Max von Sydow, Patricia Clarkson o Emily Mortimer.

La película entronca con la tradición cine psicológico, subjetivista, con el típico juego de "nada es lo que parece", juego siempre arriesgado. Sin duda ha bebido en fuentes como El gabinete del doctor Caligari, El proceso, de Orson Welles, y en toda la tradición del cine gótico y literatura kafkiana. La brillantez del estilo choca con la dureza de las historias y lo angustioso de las revelaciones, que pueden herir la sensibilidad de los espectadores. Así pues, lo que quiere ser una reflexión sobre las prácticas psiquiátricas, y las paranoias de la guerra fría, se queda en un brillante pero irregular ejercicio de estilo.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 2
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2