Servir al pueblo en vez de cazar apoyos

España · Maurizio Vitali
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 92
23 agosto 2018
El 68 del compañero Aldo Brandirali tiene un nombre: “Servir al pueblo”. Era el órgano de prensa de la Unión de los comunistas italianos marxista-leninistas, el partido que fundó él mismo, pero también y sobre todo era la definición perentoria e inequívoca del motivo ideal de su decisión revolucionaria.

El 68 del compañero Aldo Brandirali tiene un nombre: “Servir al pueblo”. Era el órgano de prensa de la Unión de los comunistas italianos marxista-leninistas, el partido que fundó él mismo, pero también y sobre todo era la definición perentoria e inequívoca del motivo ideal de su decisión revolucionaria.

El partido revolucionario acabó, pero el ideal no. Sigue más vivo que nunca. El compañero Brandirali atravesó muchas tempestades, pero nunca dejó la política en virtud de aquel ideal. Tampoco ahora, aunque ya no se sienta en el consejo municipal de Milán y se dedica al “coach ético-metafísico” en una comunidad de rehabilitación para jóvenes drogodependientes, una definición poco comprensible a la que Aldo se refiere con gran ironía.

En realidad, a los 77 años, el viejo compañero se implica con dedicación total en la problemática existencia de estos chicos e intenta acompañarles por un camino de renacimiento, de reencuentro con su propio yo y con su utilidad para el mundo. Más seriamente, se autodefine como “educador”. También está convencido de que el problema de la política, hoy de manera clamorosa, “está más allá de la política”. El político o sirve al pueblo o es un cazador de apoyos.

El fracaso de las instancias revolucionarias post-68 provocó entre sus protagonistas suicidios, confusión, viajes a nirvanas orientales, y en la mayoría de los casos aburguesamiento y conformismo. Pero eso no le pasó al compañero Brandirali. ¿Qué fue lo que marcó la diferencia? «Obrero, hijo de obreros, con un fuego ardiendo dentro que era el deseo de ser útil para la vida de la gente pobre, de mi gente. Por eso me dediqué al sindicalismo desde muy joven, entré en el PCI hasta formar parte de la dirección nacional. Descubrí la contradicción entre el ideal comunista y la práctica del poder. Fundé un partido, la Unión, donde el ideal de la igualdad se viviera diariamente. Formamos una comuna en la que todos poníamos dinero y todo lo que teníamos. Después de unos años todo eso entró en crisis, lo habíamos entregado todo y el ideal no se realizaba, el comunismo imaginado era liberación pero el que habíamos realizado era opresión. Mi crisis, del 76 al 82 fue muy profunda porque separarme de los errores de nuestro proyecto, tan totalizante como era, fue como separarme de mí mismo y convertirme en otra persona, en Luigi en vez de Aldo».

Fue decisivo su encuentro con don Giussani. «La primera vez que hablé con él me sorprendió de manera increíble. Dijo que le llamaba la atención el entusiasmo y dedicación que mostrábamos por nuestros ideales. Pude hacer un trabajo para salir de los errores sin perderme a mí mismo. Más tarde me contó que cuando era un joven sacerdote se cruzó una noche con dos jóvenes que se estaban besando, se detuvo y –con gran embarazo (eran otros tiempos)– les preguntó qué tenía que ver lo que estaban haciendo con las estrellas. Entonces me dije: ¿pero tú dónde estabas?, te he buscado desde siempre». A partir de entonces, sin separarse nunca, de manera dramática, sin automatismo alguno, sin alejarse nunca de Cristo, «una mano dulce y suave me conduce, de manera que ahora todo es un bien para mí».

Noticias relacionadas

La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 4
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 33