Se hunde Rajoy, ¿ganan sólo los vascos?

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 45
1 junio 2018
Ante el vendaval de cambio político en España vale la pena un minuto de reflexión. El PNV, los vascos, con sólo 5 diputados, no sólo ha conseguido ser la llave del gobierno en España, sino que ha conseguido mayores ventajas territoriales en unos presupuestos en los que ha podido pactar. Con 17 diputados el nacionalismo catalán con su “procés” ha visto el mayor retroceso autonómico desde el Estatut. También el mayor ridículo internacional bananero para su “Catalonia is not Spain” y, desde luego, relevancia nula en el Congreso de los diputados, donde las intervenciones nacionalistas, tantas veces acompañadas con pancartas y teatro, se tomaban como un receso en la jornada entre los diputados para consultar sus teléfonos.

Ante el vendaval de cambio político en España vale la pena un minuto de reflexión. El PNV, los vascos, con sólo 5 diputados, no sólo ha conseguido ser la llave del gobierno en España, sino que ha conseguido mayores ventajas territoriales en unos presupuestos en los que ha podido pactar. Con 17 diputados el nacionalismo catalán con su “procés” ha visto el mayor retroceso autonómico desde el Estatut. También el mayor ridículo internacional bananero para su “Catalonia is not Spain” y, desde luego, relevancia nula en el Congreso de los diputados, donde las intervenciones nacionalistas, tantas veces acompañadas con pancartas y teatro, se tomaban como un receso en la jornada entre los diputados para consultar sus teléfonos.

Desde el punto de vista territorial –y lo territorial es el quid de los nacionalistas– los vascos, una vez más, ahora en paz y silencio, se han llevado la mejor parte. Otra cosa es que también es cierto que lo que ha movido a los derrocadores de Rajoy, es decir, Sánchez y PNV, son ambiciones personales de oportunidad y, sí, ambiciones de “territorio”, sin importar para ambos el devenir de algo más grande y que venimos en llamar España.

Estamos pagando la factura de dos grandes errores de Rajoy: no cuidar el jardín de su propio partido, el PP, que necesitaba higiénicas podas urgentes y, en segundo lugar, subcontratar el problema de Cataluña, que es político, únicamente a los jueces. Esperemos que no pase ahora otra factura, otro error, como el de no dimitir a tiempo para evitar un gobierno de parches en una Europa que se nos está deshaciendo en jirones.

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2