Se busca partido político para el 20-D

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.474
30 noviembre 2015
 La política actual está aquejada de abstracción, basta con ver el turno de preguntas y respuestas en el Congreso o las declaraciones de cualquier congresista a los medios de comunicación. Uno de los grandes desafíos es volver a la concreción. Se busca un partido que no sea utópico ni abstracto.               

 La política actual está aquejada de abstracción, basta con ver el turno de preguntas y respuestas en el Congreso o las declaraciones de cualquier congresista a los medios de comunicación. Uno de los grandes desafíos es volver a la concreción. Se busca un partido que no sea utópico ni abstracto.

Que no sienta vergüenza de llamarse español pero que eso no signifique una idea de estado innecesariamente centralista o una visión reducida de lo español. Porque tan españolas son las sevillanas como la paella o tan español es el castellano como el catalán, o Ceuta y Melilla como Pelayo… En este punto, es urgente una alternativa a nivel cultural, política, educativa y de derecho frente a los nacionalistas.

No vamos a pedir que esté libre de que algunos de sus miembros caiga en la tentación de la corrupción porque la experiencia nos dice que forma parte de la naturaleza humana y no es un problema de siglas pero sí se puede pedir que su respuesta sea inequívoca. En este sentido la disminución, dentro de unos límites razonables, del número de aforados y la separación urgentísima del Poder Judicial y del Poder Político son pasos esenciales.

No se trata de buscar un partido católico, cosa irrealista. Sin embargo frente al hecho religioso se puede estar con una abierta hostilidad o, por el contrario, se puede estar en disposición de establecer un diálogo y una colaboración mutua. El grado en el que un partido valora como positivo para la sociedad las experiencias de búsqueda de significado de sus ciudadanos y las iniciativas a nivel social que son un bien para la sociedad que surgen, por ejemplo, de la vida de la Iglesia es un buen termómetro para medir cuanto cree ese partido en la sociedad civil.

Que no tenga la tentación de politizar lo que no es político como la justica, la televisión, la universidad…

Que sea capaz de establecer acuerdos con otros partidos, ¿Hasta dónde? ¿Cuál es el límite? El límite está en que no se puede contentar al que no se quiere contentar nunca.

Es cierto, que se necesita buscar algo nuevo pero no debería de dejar de valorar y aprovechar todo lo salvable de lo que se ha podido construir desde la Transición hasta nuestros días.

Y ya puestos a pedir pues que el próximo Presidente del Gobierno tenga un conocimiento lúcido de la historia de nuestro país.

               

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6