Rubalquismo aéreo

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
9 diciembre 2010
La intención de voto del PSOE está en el nivel más bajo de su historia: el 24,3 por ciento. El PP adelanta a los socialistas en casi 19 puntos. Son datos de la encuesta publicada el pasado domingo por El País y que bien pueden explicar cómo se ha comportado y se está comportando el Gobierno en el conflicto de los controladores aéreos. ¿Malas encuestas? Soluciones de orden público.

En las horas críticas del viernes y del sábado Rubalcaba fue preparando a la opinión pública para la declaración del estado de alarma como una solución inevitable. Administró los tiempos con un calculado sentido del drama, primero avisó de que esa posibilidad existía y el sábado, tras el Consejo de Ministros extraordinario, anunció que, como las cosas no se habían solucionado, se recurría a una solución inédita en la historia de la democracia. Muchos han tenido la sensación de que, por fin, el Gobierno se ha mostrado firme y ha sabido resolver algo.

El conflicto es de los que se pueden simplificar: no se puede estar con los controladores que son unos privilegiados. El procedimiento está en los manuales revolucionarios: se acentúan las contradicciones latentes y la vanguardia del cambio, en este caso de la resistencia, se presenta como la solución. Sin duda ahora aparecerán los que hablen de una nueva conspiración del vicepresidente primero. No la ha habido. Pero lo cierto es que el Gobierno llevaba un año negociando con los controladores, que estaba enterado de que en Galicia se preparaba "un plantón" y que eligió el fin de semana del puente para precisar sus condiciones laborales.

La comparecencia de Zapatero este jueves en el Congreso ha dado pistas respecto a la sobreactuación que supone haber recurrido al estado de alarma. La Ley Orgánica 4/1981 de los Estados de Alarma, Excepción y Sitio en su artículo 4 deja claro que, para recurrir a esta figura, es necesario que además de una "paralización de los servicios públicos esenciales para la comunidad" se den situaciones de "catástrofes, calamidades o desgracias públicas". Son necesarios los dos supuestos. En el caso de los controladores sólo se da, si se interpreta en sentido amplio, el supuesto de la paralización de los servicios públicos. Zapatero en su comparecencia ha esgrimido hasta la saciedad la sentencia que el 10 de mayo dictó la Audiencia Nacional en respuesta al decreto que reguló las condiciones laborales de los controladores a principios de año. El presidente ha recurrido a dos palabras de ese pronunciamiento judicial con las que ha intentado tapar cómo el Gobierno está forzando la ley en una cuestión tan delicada. La sentencia aseguraba que la situación creada por los controladores durante los últimos 20 años "no constituye un estado de normalidad, sino un estado de excepción permanente, que ninguna Administración responsable puede tolerar". Y añadía que el decreto "era imprescindible para corregir en el plazo más breve posible de tiempo una situación tan calamitosa".

Es evidente que el "estado de excepción" al que se refería la Audiencia Nacional no es el supuesto jurídico previsto en nuestra Constitución como escalón superior al estado de alarma. Como también es evidente que cuando la Audiencia hablaba de "situación calamitosa" no se refería a uno de los supuestos del artículo 4 C de la Ley Orgánica. Pero Zapatero ha torcido las palabras para transformar un grave problema laboral mal gestionado por el Gobierno en una situación constitucionalmente extraordinaria. Y a muchos españoles la pulsión de un Gobierno firme, sin escrúpulos leguleyos, le gusta.

Noticias relacionadas

Política, un salto al vacío
Mundo · Giorgio Vittadini
Ante la crisis de gobierno en Italia, me viene a la mente una canción de Enzo Jannacci que dice: “Sigue adelante, Pascual, que la dignidad y la infamia quedan muy lejos”. ...
28 julio 2022 | Me gusta 0
Alianza reforzada
Mundo · Ángel Satué
Hace tiempo que han dejado de sonar las sirenas en la capital temporal de la Alianza Atlántica por un par de días, Madrid. ...
13 julio 2022 | Me gusta 0
La incertidumbre tiene un nombre
Mundo · Ángel Satué
Gran Bretaña se acostó esta semana desunida en torno a un problema más. Es increíble la capacidad de Boris Johnson de generar problemas, y tratar de resolverlos, generando uno mayor. ...
8 julio 2022 | Me gusta 3
Europa carnívora
Mundo · Gonzalo Mateos
Fue Luuk van Middelaar, habitual analista de la realidad europea, a quien en una de las conferencias almuerzo en el Bozar de Bruselas le oí decir algo que he recordado muchas veces después: “una Europa herbívora no puede sobrevivir en un universo de animales carnívoros”. ...
6 julio 2022 | Me gusta 3