Rubalquismo aéreo

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
9 diciembre 2010
La intención de voto del PSOE está en el nivel más bajo de su historia: el 24,3 por ciento. El PP adelanta a los socialistas en casi 19 puntos. Son datos de la encuesta publicada el pasado domingo por El País y que bien pueden explicar cómo se ha comportado y se está comportando el Gobierno en el conflicto de los controladores aéreos. ¿Malas encuestas? Soluciones de orden público.

En las horas críticas del viernes y del sábado Rubalcaba fue preparando a la opinión pública para la declaración del estado de alarma como una solución inevitable. Administró los tiempos con un calculado sentido del drama, primero avisó de que esa posibilidad existía y el sábado, tras el Consejo de Ministros extraordinario, anunció que, como las cosas no se habían solucionado, se recurría a una solución inédita en la historia de la democracia. Muchos han tenido la sensación de que, por fin, el Gobierno se ha mostrado firme y ha sabido resolver algo.

El conflicto es de los que se pueden simplificar: no se puede estar con los controladores que son unos privilegiados. El procedimiento está en los manuales revolucionarios: se acentúan las contradicciones latentes y la vanguardia del cambio, en este caso de la resistencia, se presenta como la solución. Sin duda ahora aparecerán los que hablen de una nueva conspiración del vicepresidente primero. No la ha habido. Pero lo cierto es que el Gobierno llevaba un año negociando con los controladores, que estaba enterado de que en Galicia se preparaba "un plantón" y que eligió el fin de semana del puente para precisar sus condiciones laborales.

La comparecencia de Zapatero este jueves en el Congreso ha dado pistas respecto a la sobreactuación que supone haber recurrido al estado de alarma. La Ley Orgánica 4/1981 de los Estados de Alarma, Excepción y Sitio en su artículo 4 deja claro que, para recurrir a esta figura, es necesario que además de una "paralización de los servicios públicos esenciales para la comunidad" se den situaciones de "catástrofes, calamidades o desgracias públicas". Son necesarios los dos supuestos. En el caso de los controladores sólo se da, si se interpreta en sentido amplio, el supuesto de la paralización de los servicios públicos. Zapatero en su comparecencia ha esgrimido hasta la saciedad la sentencia que el 10 de mayo dictó la Audiencia Nacional en respuesta al decreto que reguló las condiciones laborales de los controladores a principios de año. El presidente ha recurrido a dos palabras de ese pronunciamiento judicial con las que ha intentado tapar cómo el Gobierno está forzando la ley en una cuestión tan delicada. La sentencia aseguraba que la situación creada por los controladores durante los últimos 20 años "no constituye un estado de normalidad, sino un estado de excepción permanente, que ninguna Administración responsable puede tolerar". Y añadía que el decreto "era imprescindible para corregir en el plazo más breve posible de tiempo una situación tan calamitosa".

Es evidente que el "estado de excepción" al que se refería la Audiencia Nacional no es el supuesto jurídico previsto en nuestra Constitución como escalón superior al estado de alarma. Como también es evidente que cuando la Audiencia hablaba de "situación calamitosa" no se refería a uno de los supuestos del artículo 4 C de la Ley Orgánica. Pero Zapatero ha torcido las palabras para transformar un grave problema laboral mal gestionado por el Gobierno en una situación constitucionalmente extraordinaria. Y a muchos españoles la pulsión de un Gobierno firme, sin escrúpulos leguleyos, le gusta.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2