Rivera se la juega

España · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 106
11 julio 2016
Rivera llega este martes a Moncloa con una grave responsabilidad. En gran medida, depende del líder de Ciudadanos que las negociaciones para la formación de Gobierno se cierren en un tiempo prudencial, no haya más postureo y el cabreo de los españoles empiece a reducirse. Si Rivera le da cualquier tipo de sí a Rajoy, sobre todo si le pone fecha y precio al sí para la investidura, el paisaje cambia. El Rey puede encargar la semana que viene con más celeridad la investidura y en ese tiempo se pueden cerrar los acuerdos necesarios. A partir de ese momento la presión moral de 170 diputados (los del PP, los de Ciudadanos y el de Coalición Canaria) sería casi definitiva para que el PSOE facilitara con su abstención el desbloqueo.

Rivera llega este martes a Moncloa con una grave responsabilidad. En gran medida, depende del líder de Ciudadanos que las negociaciones para la formación de Gobierno se cierren en un tiempo prudencial, no haya más postureo y el cabreo de los españoles empiece a reducirse. Si Rivera le da cualquier tipo de sí a Rajoy, sobre todo si le pone fecha y precio al sí para la investidura, el paisaje cambia. El Rey puede encargar la semana que viene con más celeridad la investidura y en ese tiempo se pueden cerrar los acuerdos necesarios. A partir de ese momento la presión moral de 170 diputados (los del PP, los de Ciudadanos y el de Coalición Canaria) sería casi definitiva para que el PSOE facilitara con su abstención el desbloqueo.

Los líderes de Ciudadanos deben completar un duro proceso de aprendizaje. Se entiende que no es fácil. Todavía en diciembre del año pasado algunas encuestas situaban a la formación naranja muy cerca de una mayoría que les hubiera permitido llegar al Gobierno. Ahora están en 32 diputados. En los comicios de junio han perdido 400.000 votos que han vuelto en gran medida al PP. Hay Comunidades Autónomas como Castilla La Mancha donde su representación parlamentaria ha desaparecido. La polarización creciente de la política española ha convertido a Ciudadanos en un clásico partido bisagra. Es difícil ajustar las grandes expectativas de hace unas semanas a la realidad, pero si Rivera no lo hace se juega su futuro. No puede seguir echándole la culpa de lo sucedido a la Ley D´Hont, no puede seguir poniendo vetos. Y puede aportar mucho si hace valer su agenda reformista: puede exigir y obtener medidas mucho más drásticas contra la corrupción, puede poner encima de la mesa su bandera del contrato único (una segunda reforma laboral es urgente), puede exigir reformas para rebajar la partitocracia en RTVE y en el gobierno de los jueces. Puede también exigir que se empiece a estudiar en serio la reforma de la legislación electoral. La lista es larga. Le convendría incluso aceptar un par de ministerios. Pero lo que no puede Rivera es seguir equivocándose. Ahora toca templar, sosegar, madurar y compactar un partido modesto pero con una tarea importante que realizar.

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2