Renzi sufre el aviso más serio desde su llegada a la presidencia del Gobierno

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.965
21 junio 2016
Las elecciones municipales, cuya segunda vuelta se celebraba este 19 de junio, han supuesto el más serio aviso para Matteo Renzi desde que se convirtió en Primer Ministro allá por febrero de 2014. Aunque ha logrado un histo histórico como es hacerse con la alcaldía de Milán (su candidato, Giuseppe Sala, ganó por poca diferencia pero, a fin de cuentas, ganó), ha tenido que ver no sólo cómo la ciudad más importante del sur (Nápoles) le daba completamente la espalda, sino también cómo su candidato a la alcadía de Roma, Roberto Giacchetti, era derrotado de manera abultada por la dirigente del Movimiento Cinque Stelle, la joven abogada Virginia Raggi, que se convierte así en la primera alcaldesa en la Historia de Roma. Aunque, como bien se encargó de repetir el propio Renzi, no era él quien se examinaba en las urnas, la realidad es que la popularidad del Primer Ministro está bajando muchos enteros porque, entre otras cosas, se le identifica con la tan odiada ´casta´ política. Su único consuelo es que el centroderecha sale todavía más maltrecho de estas elecciones. A partir de este momento, se abre para Matteo Renzi un paréntesis fundamental: tiene por delante solo tres meses y medio para que los italianos apoyen su reforma del Senado, y ahí sí que es él directamente quien se examina. Si no es así, y si cumple su palabra, dimitirá y abandonará la política. Aunque cierto es que, a día de hoy, Renzi ha salido victorioso de todos los envites que ha planteado, y por qué no va a hacerlo, una vez más, en octubre cuando se celebre el ´referendum´ sobre el fin del ´bicameralismo perfecto´.

La realidad es que, aunque no era él quien se presentaba a las elecciones, Matteo Renzi no ha tenido más remedio que reconocer la magnitud de la derrota. No obstante, y ante las voces que desde dentro y desde fuera del PD han pedido ya su renuncia, el líder del centroizquierda ha sido claro: ´No voy a dimitir. Ni del palacio Chigi ni de secretario del PD. ¿Que la minoría del partido quiere un congreso? Que se pongan cómodos. No se puede hacer antes del 2 de octubre´. ¿Por qué el 2 de octubre? Porque ese día el Primer Ministro italiano someterá sus reformas constitucionales al voto en ´referendum´ de los ciudadanos, y si estos las rechazan, ha prometido que dejará el Gobierno y la política. “El referéndum”, ha dicho, “es el partido con la P mayúscula. Si pierdo, el congreso ya no me afectará. Si venzo…”.

Sin embargo, Renzi no puede olvidar que, de las seis principales ciudades en juego en estas elecciones, el PD solo logró la victoria en dos (Milán, de forma ajustada, y Bolonia, con una diferencia de 10 puntos porcentuales), al tiempo que perdía varias, entre ellas su histórico feudo de Roma. No obstante, se puede decir que la derrota en Roma estaba más que ´cantada´: tras haber permitido el propio Renzi la caída del Alcalde Marino (octubre de 2015), y con una brutal deuda del Consistorio de 14.000 millones de euros, no queda muy claro si Virginia Raggi puede sentirse feliz por la victoria, o más bien abrumada por lo que le cae encima, que es una lamentable gestión de décadas en una ciudad que debe ser siempre símbolo de todo un país (recordemos que se le conoce como la ´ciudad eterna´). 

Lo que a Renzi más le debe hacer pensar es el claro y evidente malestar ciudadano ante su forma de gobernar (para unos impulsiva, para otros arrogante), y que ha permitido recobrar vida al Movimiento Cinque Stelle, que en 2014 pasó por una importante travesía por el desierto con la marcha al Grupo Mixto de numerosos parlamentarios tanto de la Cámara de Diputados como del Senado. Ahora el partido de Grillo (también ha ayudado, aunque él no quiera reconocerlo, la desaparición de este de la escena política) se ha configurado como una clara alternativa de Gobierno al tiempo que certifica un escenario preocupante para el centroderecha, representado hasta ahora por el partido de Silvio Berlusconi. Porque en los lugares donde Forza Italia ha concurrido en solitario, la realidad es que directamente se ha estrellado. Y allá donde ha ido de la mano xenófoba de la Liga Norte de Matteo Salvini, en cambio ha logrado importantes triunfos, como la alcaldía de Trieste. Aunque, eso sí, a costa de escorarse peligrosamente hacia la derecha más intolerante.

Mientras, Cinque Stelle se prepara para ser alternativa de gobierno, porque en este momento, con nueva ley electoral en mano, solo quedarán dos partidos para la segunda vuelta: el PD y Cinque Stelle, a no ser que la derecha sea capaz de unirse y de encontrar un líder fuerte que no puede ser ya Berlusconi (a punto de cumplir 80 años y con dos operaciones de corazón a sus espaldas) ni Salvini (por radical). Lo que parece claro es que, de la mano de Cinque Stelle, se ha puesto en marcha una clara renovación generacional plasmada en una frase de Grillo “La revolución es ser honestos en medio de un sistema corrupto”. Veremos qué sucede, pero los de Grillo tienen un problema, y es su falta de conocimiento de la administración: por el momento, los alcaldes más importantes que ha tenido (los de Livorno y Parma), han llevado a cabo una gestión municipal muy mejorable. 

Lo cierto es que, a pesar de este duro varapalo, Renzi sigue siendo el político con más capacidad del panorama italiano, pero es igualmente cierto que buena parte de su brillo se ha apagado en las luchas domésticas. No le ayuda nada, en ese sentido, el escaso crecimiento general de la Unión Europea (y eso que Italia ha aumentado un 0.3% su PIB en el primer trimestre de 2016), pero, como decimos, todo dependerá de lo que suceda en el ´referendum´. Si el Primer Ministro finalmente lo gana, no sólo permanecerá al frente del Gobierno, sino que incluso podrá seguir incrementado el PIB de su país gracias al triunfo de las políticas expansivas, que van ganando la batalla a las política de la austeridad que han mandado en los últimos años. Y aún le quedará margen de mejora hasta las inevitables elecciones de 2018, si es que estas no son convocadas antes. En suma, Renzi está avisado, pero ni mucho menos acabado.

 

Noticias relacionadas

La mecha que enciende los motores de la recuperación
España · Giorgio Vittadini
El sistema parece que aguanta. Las crisis –pandémica, económica, política, entre otras– están sacando a la luz una estabilidad inesperada. Mañana veremos las consecuencias pero hoy merece la pena mirar un poco la superficie....
19 octubre 2021 | Me gusta 2
Una presidenta (Ayuso) en Nueva York
España · Ángel Satué
Isabel Díaz Ayuso estuvo recientemente una semana fuera de España, en los Estados Unidos de América, buscando inversiones para la región madrileña, que preside. ...
14 octubre 2021 | Me gusta 4
Homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI organizan un homenaje a Mikel Azurmendi con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
13 octubre 2021 | Me gusta 1
Contemplando el reflejo estelar
España · Marco Bersanelli
Emblema de la inmensidad, el cielo estrellado se ha hecho cercanísimo a pesar de su lejanía remota. La propia vida brotó de esa materia y de su energía...
7 octubre 2021 | Me gusta 4